Proyectos e Iniciativas

Elecciones: crean una herramienta para detectar fraude electoral

El Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) lanzó un mecanismo basado en ‘Big Data’, que a través de herramientas de auditoría contable permite estudiar los resultados electorales y aportar información fidedigna. Esta técnica fue utilizada en Rusia y Uganda, donde se demostró que se agregaron votos a favor de un partido.

Miércoles 09 de Agosto de 2017

A tan solo unos días de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) lanzó el “Análisis Forense Electoral”, una herramienta basada en ‘Big Data’ para estudiar resultados electorales.

El término ‘Big Data', como su nombre en inglés indica, describe un gran volumen de datos que se caracterizan por su complejidad, lo que dificulta su procesamiento mediante tecnologías convencionales. 

En los procesos electorales, son tantos los datos recopilados que muchas veces hacen “dudar sobre la integridad de los escrutinios de mesa”. Es que con una cantidad tan grande de información, los datos pueden ser moldeados o adulterados, “dañando la credibilidad de los ciudadanos”. 

Uno de los casos más recientes de sospecha se dio en Tucumán en 2015, donde en medio del recuento de votos, se llevaron a cabo hechos de violencia como quema de urnas, gendarmes y periodistas atacados.

En este contexto y para aportar información fidedigna, la herramienta de CIPPEC analiza “microdatos utilizando herramientas de auditoría contable para detectar (o descartar) si existieron intentos de fraude”.

Las técnicas utilizadas permiten determinar si existieron intentos sistemáticos para cambiar el resultado de las elecciones. Más precisamente, “si se agregaron votos, se omitieron o se cambiaron de un partido por otro”. También posibilitan determinar “dónde ocurrieron esos eventos, si beneficiaron a un partido en particular, y si ocurrieron en una magnitud tal que podrían haber cambiado el resultado de la elección”.

A partir de este mecanismo, se pudo identificar la ocurrencia de fraude electoral en Rusia y en Uganda. En ambos casos se detectó “una inflación en el número de votantes en algunos distritos y un incremento más que proporcional en el desempeño del partido más votado”. Es decir, se demostró que se agregaron votos en favor de un partido.

Asimismo, permite detectar “si en una elección hubo problemas o defectos de administración”. Por ejemplo, se descubrió que en Estados Unidos en el año 2000 una cantidad sustancial de los votantes de la Florida que quisieron votar a Al Gore terminaron votando a otro candidato “por un defecto de diseño del sistema de votación”.

El caso de la Provincia de Buenos Aires en 2015

CIPPEC realizó el estudio en las elecciones del 25 de octubre de 2015 en la provincia de Buenos Aires para las categorías de Presidente, Gobernador e Intendente.

Allí, “el conteo provisorio fue exhaustivo y preciso”, según el análisis hubo “pocas mesas y circuitos con valores atípicos (que se salen del patrón)”. 

Esos valores -que podrían indicar error o manipulación- “fueron más frecuentes en las categorías Intendente y Gobernador y ocurrieron en unas pocas mesas concentradas en pequeñas regiones de algunos municipios” donde “por su baja frecuencia y poca magnitud, ninguna de las anomalías detectadas podría haber afectado el resultado de la elección para ninguno de los cargos estudiados.