Miércoles 26 de Abril de 2017

Editorial

Las manos de Clemente

Viernes 16 de Noviembre de 2012



Se murió Caloi.  Estamos tristes. Se murió un artista entrañable. Alguien dijo que artista es aquel capaz de captar en un fragmento la totalidad de la vida. El  Negro no hacía otra cosa, con el humor, con el dibujo.

A nosotros, que venimos trajinando hace años los temas del control público, él nos ayudó mucho. A partir de su convocatoria pudimos hacer visibles –desde el humor- temas dramáticos como “Los Chicos de la Calle” o “Asignatura Pendiente (Ria…chuelo)”. 

Desde este sitio, buscamos darle visibilidad a los informes técnicos de los organismos de auditoría gubernamental, poniendo sus textos en un lenguaje sencillo y preciso y con un significado equivalente.

La precisión y la síntesis son dos cualidades de Clemente - su creación más célebre- al que, vaya paradoja, dibujó sin manos, justamente sin manos.
En la lengua de la calle, las manos están presentes en frases arquetípicas:
-Lo agarraron con las manos en la masa o metió la mano en la lata,  decimos cuando alguien robó o se enriqueció por fuera de la ley. Hace años circulaba un chiste: se pedía que todos los funcionarios públicos fueran Clementes para que no pudieran meter la mano en la lata.

Por el contrario, tiene las manos limpias, significa que alguien es decente.

-Se lavó las manos, alguien dice y todo entendemos que el aludido se desentendió de algún hecho o no asumió un compromiso.

-Te doy una mano es sinónimo de ayuda, cooperación.

Clemente, no tenía manos, no podía protagonizar ninguno de los dichos populares y, sin embargo, no le hacían falta, tenía las de Caloi.  La genialidad de su creador hizo que captara y sintetizara (como pocos) un modo callejero, un poco atorrante, nostálgico, a veces contradictorio de vincularnos y de estar en el mundo.

Si la vida es un viaje en el que vamos siempre en busca de nuevas tierras, cada cual en la nave que se construyó. El riesgo es que, por estar cómodos en la embarcación, confundamos vehículo con destino. Para ayudarnos a no confundirnos están los artistas.

Agradecemos a la vida haber compartido un tramo del trayecto con el Negro Caloi.

Hugo Quintana
 
NEWSLETTER
APOC
RADIO Y VIDEO

Entrar
Entrar