Veladero es una de las diez minas de oro más importantes del mundo y provocó, a principios de septiembre, un derrame de cianuro que llevó a que los casi 11.000 habitantes de Jáchal beban únicamente agua embotellada. La responsable es la empresa canadiense Barrick Gold y varios de sus ejecutivos fueron procesados por un juez local; además, la empresa reconoció que el derrame había sido cuatro veces mayor a lo que había informado en un principio.

El gobernador de San Juan, el peronista José Luis Gioja, opinó que el problema está superado. Poco después, un informe de la Universidad Nacional de Cuyo[2] demostró la grave contaminación con metales pesados en dosis de hasta un 1.400 por ciento por encima de los valores tolerados. Gioja rechazó este informe y aseguró que la intención es dañar a San Juan, pues se trata de un documento que ataca a la provincia, es falso, dañino y de mala fe[3].

Los problemas no son solamente en nuestro país, el responsable de la siguiente caricatura es CorpWatch, un grupo de investigación en San Francisco, Estados Unidos, que expone malversaciones de las grandes corporaciones internacionales y propugna por la responsabilidad y la transparencia de las mismas[4].