Lo afirmó el intendente interino de Picún Leufú, Carlos Casteblanco, quien aún no definió la fecha para las elecciones.

Neuquén.- El presidente del Concejo Deliberante a cargo de la intendencia de Picún Leufú, Carlos Casteblanco, mencionó ayer que espera tener en el corto plazo una audiencia con el gobernador de la provincia, Jorge Sapag, para analizar la situación que se vive en su localidad tras la destitución de Facundo Suárez.

Asimismo volvió a remarcar que aún no está definida la fecha de elecciones, aunque estima que será en abril. "Tenemos como plazo 90 días hábiles para resolver el llamado y trataremos de agotar el mayor espacio posible", dijo y acotó que "por ahora no me veo como candidato, será el tiempo el que decida". 

Expresó, además, que "hoy por hoy sólo estamos pensando en gobernar durante esta transición de la mejor manera para que el nuevo intendente reciba el municipio con un buen funcionamiento".

Las declaraciones del Casteblanco fueron realizadas durante el acto en el que su municipio recibió un minibús para el traslado de estudiantes. "Ha sido una situación muy difícil la que hemos atravesado y si bien nos hemos ocupado de acomodar la administración, también es cierto que nos vemos limitado con los recursos", expresó el jefe comunal interino, quien agregó que "si uno quiere dar una respuesta se encuentra con una realidad: la falta de recursos para funcionar. Hubo desorden económico, pero eso deberá evaluarlo el Tribunal de Cuentas".

En este sentido es que considera fundamental el encuentro con el mandatario provincial, con quien no sólo quiere hablar sobre lo que está sucediendo en Picún Leufú, sino también "tratar de acordar juntos la fecha de elecciones". De todas maneras, adelantó "que la fecha la tengo que poner yo".

En relación a la entrega del vehículo, Casteblanco reconoció que es "un aporte fundamental para la localidad, ya que servirá para darle respuesta, principalmente, a los chicos que viven en las zonas más alejadas del ejido urbano", concluyó.

La destitución de Suárez (MPN), aprobada por la mayoría de los ediles, fue por mal desempeño en sus funciones y ocurrió el 11 de enero, dos días antes que venciera el plazo de la suspensión determinada por resolución el 13 de octubre pasado.