Publicado: 05-07-2011 
  
Ex secretarios de Energía advirtieron que el país deberá aumentar sus importaciones energéticas .

El grupo de ocho ex secretarios de Energía que se desempeñaron en el cargo entre 1985 y 2001 advirtieron que el sector "enfrenta problemas graves" y consideraron "imperioso" que las fuerzas políticas acuerden una "agenda básica para corregir la actual situación".

En un documento dado a conocer ayer, alertaron sobre "la caída productiva crónica de nuestros yacimientos de hidrocarburos, que se produce desde 1998 en petróleo y desde 2004 en gas natural", y sobre "la pérdida -reciente e irreversible en el corto y mediano plazo- del autoabastecimiento energético".

"La Argentina, que en 2006 tenía un saldo comercial positivo para el sector energético de 5600 millones de dólares, terminará 2011 con un saldo negativo estimado de US$ 3000 millones", puntualizaron.

Asimismo, adelantaron que "las importaciones crecerán en los próximos años mucho más, tanto en volumen como en precio", y "los precios internos de la energía deprimidos alentarán por su parte el crecimiento ya insostenible de los subsidios energéticos, que comprometerán recursos fiscales en un porcentaje elevado del PBI".

Los ex funcionarios que elaboraron el documento son Emilio Apud, Julio César Aráoz, Enrique Devoto, Roberto Echarte, Alieto Guadagni, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Raúl Olocco, que se desempeñaron en las presidencias de Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde.

Los ex secretarios también advirtieron sobre "la necesidad de generar divisas para las importaciones de energía, que aumentarán fuertemente en cantidad y precio", y alertaron que "el déficit presupuestario generado por los subsidios energéticos, que crece año tras año, de no corregirse, se hará insostenible para las finanzas públicas".

En el crítico documento sobre la política oficial además destacaron la "fuerte dependencia de la matriz energética argentina de los hidrocarburos", ya que "el 88% de toda la energía primaria que consumimos es petróleo y gas natural".

Los ex funcionarios del área además señalaron que hay una "disminución alarmante de las reservas de hidrocarburos en los últimos 8 años, que implican una pérdida de capital fijo, que a valor de reposición supera los 100.000 millones de dólares", al tiempo que la inversión exploratoria de riesgo disminuyó "a niveles menores al 50 por ciento a las realizadas en décadas anteriores".

"La pérdida de reservas comprobadas es un hecho gravísimo que no tiene precedente en los últimos 50 años", aseveraron los ocho ex secretarios.

En ese contexto de caída de la producción, se señala que las "tarifas congeladas subsidian el consumo de toda la población en vez de focalizarse sólo en la población careciente".

"Si el país quiere progresar deberá hacerlo sobre la base de un sistema energético eficiente y confiable, y esto se logrará sólo si hay una cabal comprensión de los problemas por parte de la ciudadanía y sus dirigentes y una política de Estado permanente acordada para implementarlo", afirmaron.


Rechazo al acuerdo con Qatar

Los ex secretarios emitieron asimismo un documento anexo en el que rechazan el contrato de provisión de gas natural licuado (GNL) que el Gobierno firmó la semana pasada con Qatar. Si bien no se brindó información oficial detallada, advirtieron los firmantes, los primeros trascendidos indican que se importarán 100 millones de toneladas de GNL durante 20 años a un costo total de US$ 50.000 millones.

"Es un mal momento para hacer contratos de largo plazo porque los precios son muy volátiles", dijeron. Según el documento, los precios del GNL en EE.UU. son bastante más bajos que en Asia. "Frente a ello, se impone una auditoría de la AGN sobre esta operación, y de corresponderse deberían iniciar las acciones legales para evitar el daño al Tesoro nacional", reclamaron.