Publicado: 31-05-09

Sentirse orgulloso de haber cometido delitos es poco serio", sentenció ayer Alejandro Cazabán en referencia a Ernesto Sanz, quien sostiene sentirse orgulloso de su intendencia en San Rafael.

El cuestionamiento con el que desde hace un mes el peronismo machaca al principal candidato del cobismo es la entrega de créditos oficiales en 2001 durante su gestión como intendente de San Rafael. Concretamente apunta a dos préstamos otorgados a empresas vinculadas a funcionarios del gabinete del radical. 

"El Tribunal de Cuentas le pidió al fiscal de Estado (Pedro Sin) que investigara las irregularidades, que podían comprender ilícitos administrativos y penales, y él no hizo nada desde 2003. Que tenga impunidad no significa que Sanz no hizo nada malo", enfatizó Cazabán, también sanrafaelino como el blanco de sus críticas.

El virtual jefe de Gabinete de Celso Jaque repasó las acciones de Sanz como senador nacional.

"Siempre estuvo en contra de los gobiernos provinciales, primero durante la gestión de Cobos y ahora con la de Jaque, por lo tanto en realidad es opositor de Mendoza. Nosotros podemos explicar nuestra gestión, con los errores incluidos, pero él no sé si puede hacer lo mismo", analizó, y luego recordó que "en una nota de hace dos años Cobos decía que Sanz no tiene autoridad moral, y yo opino lo mismo".