Publicado: 29-05-09

El Tribunal de Cuentas inició una demanda civil contra el presidente del IPAUSS, Vicente Sinchicay, y los directores Martínez, Naccarato, Sandez y Peralta; por una suma cercana a los 284 mil pesos. Es por no haber velado en el cumplimiento de la ley que los obliga a someter a control previo una contratación directa y haber causado un perjuicio al organismo.

RIO GRANDE.- El presidente del IPAUSS, Vicente Sinchicay y otros cuatro integrantes del directorio, fueron demandados por el Tribunal de Cuentas, por una suma que se acerca de los 284 mil pesos, al haber incumplido con la obligación de dar intervención previa a ese organismo de control en la contratación del Cens 11 para la administración del Hotel Las Lengas.

Según se desprende de la información difundida en el portal de noticias «Reporte Austral», el Tribunal de Cuentas buscará que Sinchicay y los directores Liliana Martínez, Julio Peralta, Luis Sandez y Rafael Naccarato; respondan con su patrimonio el perjuicio ocasionado al IPAUSS, entendiendo que todos deben afrontar, en forma solidaria, el pago de una suma que asciende a 283.543 pesos.

Según lo que indica el dictamen del organismo de control, ninguno de los directores del IPAUSS cumplió con la obligación que les impone la ley, de remitir las actuaciones para la intervención previa que debe efectuar; lo cual se exige a todos los organismos descentralizados y autárquicos, cuando hacen uso de recursos públicos para llevar adelante alguna contratación o la adquisición de bienes o servicios.

En el caso particular, el Tribunal de Cuentas recién pudo intervenir cuando conoció de los hechos por la difusión en los medios de prensa, y se pudo hacer del expediente y de todos los antecedentes de la contratación del Cens 11, una vez que personal de ese organismo se apersonó en el IPAUSS y requirió la documentación correspondiente.

Cabe indicar que en su momento se lo sancionó a Sinchicay, obligándolo a devolver al IPAUSS una suma cercana a los 150 mil pesos. Ahora, en estas nuevas actuaciones, quedaron atrapados todos aquellos que conocían de la tercerización, mientras existía una licitación en marcha para la concesión del mismo.