La que se inicia podría ser la última semana de Gustavo Galland al frente de la Defensoría Ciudadana, al haber concluido la tarea de la Comisión de Enlace, integrada por concejales que vienen investigando la conducta del funcionario.

Fuentes del Concejo Deliberante señalaron como "muy probable" que en la sesión del próximo miércoles la Comisión ponga a consideración de los ediles el dictamen elaborado tras casi seis meses de investigación de denuncias contra Galland por el supuesto mal cumplimiento de sus funciones como Ombudsman.

En tanto, como había sido adelantado por este diario, se confirmó la renuncia del Defensor Adjunto, Luis Le Moal. El funcionario, según se supo, optó por dimitir antes de que se iniciara sobre su gestión un proceso similar al de Galland, aunque basado en otras supuestas irregularidades.

Como se ha informado, los concejales de la Comisión encontraron en la conducta de Galland supuestas "contradicciones" con su función específica, entre ellas, la de haber participado en actos de campaña electoral para promover la quinta elección consecutiva del ex intendente Julio Alak. La falta que se le imputa a Galland es que los Defensores Ciudadanos no pueden tener actividad política del mismo signo que la del intendente al que deben controlar.

En el dictamen los ediles que integran la Comisión de Enlace habrían incluido pruebas fotográficas de la presencia de Galland en actos políticos junto a Alak y otros funcionarios de esa gestión.

"ACCIONES ESCASAS"

Otro de los cargos contra el Defensor Ciudadano tiene que ver con la supuestamente escasa cantidad de acciones que habría emprendido contra las empresas concesionarias de servicios públicos, particularmente Edelap y el servicio de transporte público de pasajeros; ejes de numerosas quejas y reclamos durante la gestión alakista, en la que fue designado Galland.

La destitución de Galland llegaría luego de una breve batalla judicial en la que el funcionario intentó que la Justicia detuviese el proceso. Sin embargo, tras estudiar el caso, la Corte bonaerense avaló lo actuado por el Concejo y el procedimiento utilizado para impulsar la investigación sobre la conducta del Ombudsman.

Más allá de las objeciones de los ediles al desempeño de Galland, en la investigación se evaluaron denuncias penales contra el funcionario, presentadas por particulares por supuestas amenazas y lesiones.

ELECCION DEL REEMPLAZANTE

Si el Concejo aprueba finalmente la destitución de Galland, se pondrá el marcha en forma inmediata el mecanismo para elegir al nuevo Ombudsman y a su Adjunto, en virtud de la renuncia de Le Moal. Durante 15 días a partir de la convocatoria pública, particulares, entidades, partidos políticos y Ongs podrán presentar candidaturas en el Concejo Deliberante. Luego de estudiar los antecedentes de cada uno de los candidatos, la Comisión de Enlace postulará a tres de ellos y el Concejo se decidirá por dos, uno como Defensor titular y otro como adjunto, en votación por mayoría simple en el recinto.

Cabe señalar que en 2006, al vencer el mandato del radical Luis Malagamba, el alakismo entonces gobernante modificó el mecanismo para elegir al Defensor Ciudadano. Hasta entonces ese controlador de la gestión municipal era propuesto por la primera minoría política representada en el Concejo Deliberante y bajo esa condición la designación del Ombudsman le correspondía ese año al Frente Renovador Platense, la fuerza que conduce Pablo Bruera. Para evitar, entonces, que un bruerista se convirtiera en controlador de la gestión alakista, se cambió por ordenanza el sistema de elección y se impulsó, mediante un mecanismo que mereció duras críticas, la de Gustavo Galland, uno de los primeros socialistas platenses en aliarse al kirchnerismo y al alakismo en particular.

En diálogo con este diario, la concejal bruerista Teresa Razzari expresó que "la idea es devolverle al Defensor Ciudadano su espíritu original" y se mostró a favor de que el cargo de Galland, en caso de ser finalmente destituido, lo ocupe "alguien del Ari-Coalición Cívica, que es la primera minoría política de la Ciudad por fuera del arco kirchnerista".

REEMPLAZANTE

En distintos ámbitos políticos locales circulan desde hace tiempo algunos nombres de posibles reemplazantes de Galland. El de María Monserrat Lapalma, una dirigente del Ari local muy cercana a Elisa Carrió, es uno de ellos.