La Auditoria General de la Nación aprobó un informe sobre la prestación geriátrica brindada por el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJyP) a sus afiliados, entre el 1º de enero de 2007 y el 31 de marzo de 2008.

En ese informe se recopilaron y analizaron las normas que regulan las prestaciones, se estudiaron el Registro de Prestadores del Servicio, informes y datos suministrados sobre los controles y evaluaciones practicados por las Unidades de Gestión Local, el Departamento de Prestaciones Geriátricas y de resúmenes de informes de la Unidad de Auditoría Prestacional (UAP), correspondientes a los establecimientos geriátricos de las distintas Unidades de Gestión Local de todo el país.

La información, suministrada por Alejandro Nieva, consigna que durante el control realizado sobre el año 2007 y el primer trimestre de 2008, se advirtieron aspectos críticos en la gestión de las prestaciones, que no sólo se refieren a una mala gestión que se refleja en el estado de nuestros mayores, sino a una mala administración de los recursos del Estado, es decir de los fondos que le pertenecen a todos los argentinos. Según la Ley de Presupuesto, el INSSJyP debía recibir en el año 2007, un total de $110.956.000 del Tesoro Nacional y $17.054.000 de Transferencias Internas (aquellas que deben ser utilizadas para programas específicos) y, para el 2008, $146.650.000 y $17.054.000, respectivamente.

Auditoría observó "escasez de controles sobre los aspectos vinculados a la Planta Física de los establecimientos geriátricos", señalando que sobre 457 establecimientos geriátricos en sus distintas modalidades que albergan aproximadamente a 14.500 afiliados del Instituto, correspondientes a las Unidades de Gestión Local del interior del país, "en el 57,98% no se realizó ningún control".

También advirtió "incumplimientos de la periodicidad de las evaluaciones prestacionales sobre los establecimientos geriátricos", indicando que en el 68,86% del total de los establecimientos correspondientes a las Unidades de Gestión Local del interior del país, "no se realizaron evaluaciones prestacionales cada 6 meses tal como establece la normativa vigente".

Respecto de los equipos interdisciplinarios de las Unidades de Gestión Local, apuntó que "no cuentan con personal profesional suficiente para realizar la totalidad de los controles".

En otro orden, resaltó la "ausencia de Guías de Evaluación que les permita a las áreas pertinentes sistematizar el control sobre las instituciones de bien público o privadas sin fines de lucro y centros de día que presten servicios de internación geriátrica".

Además, hizo notar la existencia de lista de espera de aproximadamente 1.800 afiliados que representa una demanda insatisfecha del 10% del total de las internaciones habidas el 31/12/08. "El hecho de no contar con vacantes suficientes para cubrir la demanda de servicios de la totalidad de los afiliados bajo cobertura, no sólo puede generar un trato desigual para los afiliados, sino que tampoco permite alojar afiliados derivados de establecimientos que potencialmente pueden ser dados de baja por incumplimientos, debilitando de esta manera la aplicación de las medidas que el Instituto debe adoptar con relación a la falta de regularización de las falencias detectadas en los controles y evaluaciones que se practican a los establecimientos geriátricos en donde residen actualmente los afiliados", sostuvo.

Finalmente, subrayó que de las evaluaciones técnicas efectuados sobre los establecimientos geriátricos "surgen numerosos incumplimientos a los requisitos prestacionales sin la aplicación, en términos generales, de las penalidades correspondientes".

Innovadora propuesta a favor de jubilados

El Dr. Pedro Octavio Figueroa, en su habitual entrega semanal, planteó un mecanismo de actualización de haberes jubilatorios, en el cual tendrían fundamental participación las entidades gremiales.

Considerando los tiempos actuales en que gremios de la actividad pública y privada están celebrando paritarias con sus empleadores, logrando aumentos salariales y otras valiosas conquistas laborales, "también llega el momento de pedir y exigir que los ex-trabajadores argentinos también puedan discutir su futuro inmediato mediante este tipo de acuerdos y concertaciones", señaló.

El mecanismo pensado por Figueroa prevé que cada gremio de activos, cuando discuta su situación, "también plantee el problema de sus jubilados con la misma fuerza de los activos para hacer justicia con todos sus afiliados".

Respecto del haber mensual de jubilados, recordó que el Congreso de la Nación fija un porcentaje de "movilidad" en el Presupuesto Anual de la Nación Argentina y luego se divide en dos cuotas, de marzo y septiembre, siendo para este año tal porcentaje de 17%, el que no se moverá hasta el año próximo. Mientras tanto, los gremios de la actividad privada están celebrando convenios superiores al 25%. "Son acuerdos cortos que se revisarán conforme el crecimiento de la inflación y para jubilados y pensionados será muy bueno acordar aumentos con su "empleador", el Gobierno de la Nación, y así acortamos las injusticias actuales", consideró.

"De esa forma jubilados y pensionados tendrán posibilidad de saber a ciencia cierta el destino de los fondos de ANSES, que siguen alimentando todos los días al Tesoro Nacional y prestando plata a actividades privadas, como la última que sabemos, más de 300 millones de pesos de ANSES a la actividad de fabricación de automóviles, específicamente la industria de las autopartes automotrices", aseveró y puntualizó que "sin duda, será un préstamo muy beneficioso para esta actividad industrial, pero también es muy cierto que más de 4 millones de jubilados argentinos cobran la jubilación mínima de 900 pesos y ninguno podrá comprar auto ni mantenerlo el resto de su vida".

Quejas y bronca

Por otra parte, Figueroa resaltó que "no son pocas las quejas y broncas en la cola de ANSES de las madres que quieren cobrar las ayuda universal para la niñez por diversos motivos, unas porque dicen que cada día piden nueva documentación, otras porque sin cobrar esta asignación, ya les cortaron los planes oficiales que tenían con anterioridad y siguen las quejas".

"Frente a esto, será muy necesario que con urgencia las autoridades nacionales que deben poner en marcha la iniciativa que contó con el apoyo de toda la comunidad ajusten las clavijas pongan orden y no provoquen un nuevo desamparo a los chicos desvalidos y su familia", agregó.

Por un niño sano

El Directorio del Instituto de Seguros de Jujuy (ISJ), encabezado por su titular, Daniel Palumbo, visitó las delegaciones de la obra social provincial en las localidades de Abra Pampa, La Quiaca, Tilcara y Humahuaca, a los efectos de hacer un diagnóstico y determinar las necesidades más urgentes que existen en cada una de esas dependencias del interior.

La comitiva también estuvo integrada por José Giancoti, vocal 1º Jorge Acosta, representante del sector de trabajadores activos; Walter Murillo, del sector pasivo; los gerentes de Salud, Recursos Humanos y Administrativo, Gabriela Pati, Virginia Páez y Luís Ugarte, respectivamente.

En este marco, Palumbo anunció que el ISJ en el mes de junio incorporará el programa de control "Niño Sano", comprendido entre el primer y segundo año de vida, siendo la única obra provincia del país en implementarlo.

"Será muy beneficioso, ya que se extenderá hasta los dos años y trabajaremos progresivamente durante los próximos años hasta que la cobertura llegue al niño menor de cinco, con visitas periódicas por parte de profesionales y sin cargo para el afiliado", explicó. Detalló que el objetivo es atender los trastornos alimentarios, algo que repercute a futuro en esta etapa de desarrollo, esperando que el resto de la obras sociales del NOA adopten similar política de trabajo.

La conducción de la obra social lleva adelante un relevamiento exhaustivo sobre las prioridades existentes en cada jurisdicción en materia de equipamiento y recursos físicos, para luego evaluar las posibilidades de atender las necesidades puntuales.

Durante su primera visita en la localidad de Tilcara, Palumbo firmó un convenio con el nosocomio de la villa veraniega para la construcción de una delegación en predios del hospital y al mismo tiempo un centro de Atención Primaria de la Salud.

En La Quiaca, la comitiva se interiorizó del funcionamiento y requerimiento de los afiliados, con el fin de mejorar las prestaciones. También se entrevistó con el director del hospital "Jorge Uro", Alejandro Alvarez, teniendo en cuenta que el nosocomio quiaqueño es el principal prestador del servicio para los afiliados en esta parte de la provincia. Los funcionarios se entrevistaron con el intendente Daniel Suárez, a fin de de plantear la inquietud de construir en los predios del ex ferrocarril Belgrano una delegación del ISJ, brindando mayores prestaciones a los afiliados, invirtiendo en políticas de salud en bien de los habitantes norteños. El Jefe comunal, comprometió realizar las gestiones necesarias o facilitar algún edificio para la concreción de este proyecto.
Por otra parte, la obra social hizo entrega, en carácter de donación, de 100 kilos de leche para el comedor de la parroquia del lugar, mercadería que fue recibida por el cura párroco Jaime Pérez.

En el curso de los próximos días las autoridades del Instituto de Seguros de Jujuy recorrerán dependencias de San Pedro, Fraile Pintado y Libertador General San Martín.