Ver: gestionpublica.info

La Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) comenzó un proceso de investigación en torno a 23 concesiones realizadas por el gobierno porteño hasta fines del 2016. Este martes Cecilia Segura, Presidenta del organismo, junto con la Auditora General Mariela Coletta, participaron de la primera visita ocular al Centro Buenos Aires Design, uno de los lugares que formarán parte del informe.

En diálogo con distintos medios de comunicación, Segura sostuvo que “muchas veces propuse auditar estas concesiones pero los auditores del PRO han bloqueado sistemáticamente esta posibilidad”. “Luego de la tragedia de Time Warp no tuvieron más margen político, por eso pudimos iniciar las auditorías sobre Costa Salguero y estas 23 concesiones”, indicó.

Según dijo, “una correcta concesión sirve para que el Estado pueda captar inversiones privadas y poner en valor bienes de la Ciudad, para que el concesionario invierta y, luego, cuando el bien regresa al Estado, lo haga con un valor mayor al que tenía al momento de la concesión”.

El problema está cuando el Estado no controla que se cumplan los términos del contrato o que se pague un precio razonable por la explotación”, explicó y agregó que “ahí es cuando se da vuelta la lógica y se convierte en rentabilidad pura para los privados. Lamentablemente esto es lo observamos cada vez que auditamos una concesión”.

Leer más.