No es la primera vez que sucede, pero a pesar de las denuncias, la prensa paraguaya sigue advirtiendo que en el principal mercado de Asunción del Paraguay, conocido como “Mercado 4”, se vende leche en polvo comprada por los ministerios de Desarrollo Humano de la Provincia de Buenos Aires y de Desarrollo Social de la Nación destinada a planes asistenciales. Aunque en una de sus seis caras dice “prohibida su venta”, el diario ABC Color reiteró por tercera vez en el año que los comerciantes de ese mercado de abasto ofrecen cajas de un kilo marca Granja Blanca y de 800 gramos Verónica a un promedio de cuatro dólares la unidad.

La diferencia no es menor, ya que en el mercado formal, la caja de un kilo se vende a más de siete dólares mientras que la de 800 se comercializa a 5,50. Todo un negocio si se tiene en cuenta que esas cajas de leche son provistas en forma gratuita en territorio nacional y son vendidas al otro lado de la provincia de Formosa a 12 pesos la caja.

“Aunque denunciamos desde que el caso estalló en la televisión argentina en marzo, este fin de semana volvimos a detectar que nunca las dieron de baja; y por más que lo denunciamos tres veces, las siguen vendiendo como si nada”, explicó una editora del diario paraguayo que siguió el caso. “La primera vez fue por la tele. Después nos enteramos porque un señor fue al mercado y compró. Son compradores de buena fe que se dan cuenta en su casa que han comprado una leche que era de un programa del Gobierno de Buenos Aires. Creemos que pasa porque sólo en una de las caras la caja dice “prohibida su venta”, admitió otro periodista del mismo matutino.

En su última edición dominical, el diario revela que las cajas se venden entre 16 mil y 18 mil guaraníes según la marca, y que “los vendedores exhiben y venden su mercadería prohibida sin pudor y sin control alguno”. El Mercado 4 es lo más parecido a la famosa Salada bonaerense y está a dos kilómetros de Asunción.

Según la información, en ese lugar hay “muchos productos que ingresaron ilegalmente”. Para Lilian Cabrera, gerenta general de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos, la vía de ingreso de estas cajas es la localidad formoseña de Clorinda. “Está a 40 minutos en combi deAsunción y desde allí ingresan alimentos argentinos, más baratos que en nuestro país”, admitió.

Para la industria láctea paraguaya el volumen no es alarmante, pero “por mínima que sea la cantidad se trata de un producto sensible: un alimento gratuito destinado a la ayuda social que encima entra de contrabando”, dijo la gerenta. ABC Color puntualizó que “la fecha de vencimiento es noviembre de 2008 pero no hubo control sanitario del Paraguay que garantice la inocuidad del alimento y no se puede asegurar que el producto sea apto para el consumo”.

Este caso confirma “las fallas del control aduanero entre los países”, y recordó que “referentes de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos se cansan de decir que esas mercaderías no pagan impuestos mientras que las firmas paraguayas, sí”.

“A pesar de las revelaciones a los dos lados del gran Chaco boreal, nunca hubo reacción de las autoridades ni de los industriales”, explicó una fuente del ABC Color. Luego de que el periodista Daniel Malnatti denunció en marzo por Canal 13 que los primeros lotes descubiertos en el Paraguay salieron del Centro de Distribución de Tolosa (dependiente del Ministerio de Desarrollo Humano bonaerense), el titular de esa cartera Miguel Arroyo radicó una denuncia en la Fiscalía 8 de delitos complejos, a cargo de Carlos Argüero.

El escrito se presentó el 11 de marzo y hasta ahora no hay resultados. Fuentes del gobierno de Daniel Scioli reconocieron que la Provincia de Buenos Aires sólo compró leche Granja Blanca y La Martona. Este diario pudo comprobar en documentos de la Auditoría General de la Nación que Verónica es una marca comprada bajo licitación por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Las cajas fotografiadas por el ABC tienen como fecha de elaboración el mes de marzo, una prueba más de que el circuito ilegal ha seguido alimentándose de leche fresca desde que fue descubierto. El ABC identificó los comercios que las venden, pero los consideró “peces flacos. Los gordos ni siquiera son identificados”, dijo.

La delgada línea láctea

Para periodistas e industriales paraguayos, la vía de ingreso es Clorinda, ubicada a 20 kilómetros de Asunción y lindante con el departamento guaraní de Presidente Hayes.

Los que trasladan la mercadería son los tradicionales “paseadores”, nombre con el que identifican a los comerciantes que llevan y traen a los dos lados de la frontera. “Nos preguntamos quién se estará haciendo la América vendiendo en el Paraguay lo que se regala en la Argentina”, se preguntó un empresario lácteo.

El desvío de leche en polvo es un viejo clásico en la historia de la corrupción nacional. A fines de 2003, el entonces ministro de Salud de Felipe Solá, Ismael Passaglia, fue denunciado en la UFI 8 de Delitos Complejos de La Plata por “presunto desvío de 4 mil kilos de leche en polvo de planes sanitarios de Nación”.