La Auditoria Generaldela Naciónaprobó una auditoria realizada ala Secretaríade Turismo dela Nación, por el desarrollo y gestión del Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable (Pfets). Dentro de este se desarrolla, además, el Programa de Fortalecimiento y Estímulo a Destinos Turísticos Emergentes (Profode), en el que se incluye ala Quebradade Humahuaca, declarada Patrimonio dela Humanidadporla Unesco.

 

En este marco, se detectó que el uso turístico de los Parques Nacionales no fue evaluado ni cuantificado en términos de sustentabilidad y capacidad de carga turística.

 

Enla Quebradade Humahuaca no se estimó la capacidad de carga turística y no se accedió a ningún plan de gestión ambiental. Tampoco existen centros de disposición final para los residuos sólidos urbanos y el creciente turismo multiplicó las toneladas generadas y no tratadas este hecho se agrava si se considera que los ecosistemas áridos son más vulnerables al impacto antrópico y carecen de capacidad de absorción.

 

La Auditoríarecomendó darse la más amplia difusión a los contenidos del programa según lo establece la normativa vigente.

 

Incluir en el diseño metodológico del Pfets indicadores que permitan medir y evaluar el desempeño ambiental.

 

Estimar y fijar un límite al futuro crecimiento de los centros turísticos para mantener la calidad de la experiencia del turista y para sostener el concepto de desarrollo turístico sustentable.

 

Disponer de un plan de gestión ambiental parala Quebradade Humahuaca que contemple la capacidad de carga turística.

 

Garantizar una utilización turística sustentable del patrimonio prehispánico y restaurar los sectores alterados.

 

Se realizó además auditorias financieras (estados contables) de diversos programas financiados por organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Es el caso del "Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos en Municipios Turísticos Subprograma I", Préstamo BID 1868-OC-AR, que da cuenta de una escasa ejecución, iniciado en noviembre de 2007, con vencimiento en noviembre del año 2012, está orientado a la erradicación de los basurales a cielo abierto en los municipios mencionados. Cuenta con un presupuesto del BID de 39,8 millones de dólares y un aporte local de 10 millones de dólares y sólo se ha ejecutado al 31 de diciembre de 2008, 158 mil dólares del préstamo del BID y sólo 37 mil dólares del aporte local.

 

Dicho en otras palabras, hay dinero disponible para avanzar en la solución de un serio problema (el aumento de la basura enla Quebrada), pero que lamentablemente no se concreta por una marcada ineficiencia en la gestión dela Secretaríade Turismo dela Nación.