Publicado: 21-01-2011


 
CABA.- El coordinador general del Dakar dice estar muy conforme con los resultados económicos y de audiencia.


¿Qué balance hace del Rally Dakar?

Es muy positivo porque este año la competencia fue un suceso. En lo deportivo tuvimos uno de los 3 Dakar más duros y exigentes de la historia. Y en relación con el público superamos los 3.5 millones de personas que se movilizaron en 2010 y estamos esperando las auditorías de los medios en el exterior para confirmar que alcanzamos la audiencia de 2.500 millones de espectadores. Por otra parte, tuvimos la posibilidad de mostrar al mundo imágenes no tradicionales de la Argentina, la calidez de su gente y se ligó el país al deporte con todo lo bueno que eso implica.

¿Qué datos maneja la Sindicatura General de la Nación?

Sin contar con los números definitivos, para los primeros 4 días de la carrera y de acuerdo a los estudios que se hicieron en hotelería, comercios, restauración y movimiento bancarios en las áreas atravesadas por la carrera, tenemos un aumento del gasto de un 42 por ciento con respecto al año pasado. Esto significa más de 42 millones de dólares de crecimiento en los primeros días en comparación con el período anterior.


¿Por qué se insiste en el daño ambiental que provoca la carrera?

Ojalá, desde diferentes sitios se trabaje como lo hace el Dakar sobre esta problemática. La carrera no comienza si no está listo y aprobado el estudio de impacto ambiental provincia por provincia. Por filosofía no se corre en áreas protegidas de ningún tipo ni áreas naturales ni de interés arqueológico; automáticamente se aleja. Busca ser sustentable porque si no tendría corta vida, así que lejos esta de desarrollarse sobre un impacto ambiental irrecuperable.

¿Qué posibilidades hay de que el próximo año la Argentina mantenga su plaza?

Se habla de Mar del Plata como inicio y Lima como llegada.

Hay grandes posibilidades de que así sea. Internamente, creo que el Dakar debe reinventarse, no puede quedar estático. No vemos con malos ojos que vaya buscando nuevos territorios. Obviamente vamos a apostar para que la Argentina siga siendo parte del evento. Pero hay que esperar por lo menos treinta días. Lo importante es que todo terminó con normalidad y eso nos permite tener chances para 2012.

¿De qué depende esa decisión?

De donde se corre, siempre depende de la matriz de producto: de la satisfacción de los pilotos, de los sponsors, que son los que le dan oxígeno económico a la carrera y la opinión de Yamaha, Volkswagen. En ese sentido la Argentina le abrió nuevas puertas al Dakar, nuevas oportunidades de marketing. Que el principal sponsor privado sea nacional, que los argentinos sean la primera minoría en los competidores, muestra a las claras el arraigo que desarrolló en estas tierras y las posibilidades que tiene de seguir creciendo a futuro. Hubo un cambio en el ADN de la competencia.

En esa transformación, ¿se puede pensar un Dakar sin víctimas?

El lamentable suceso de Tinogasta fue un accidente de tránsito. Se trató de un auto que no estaba en el tramo de velocidad. El caso está en manos de la Justicia que determinará las causas y luego haremos el análisis respectivo.