La primera víctima de la fragmentación del bloque oficialista del Senado tras las elecciones es el proyecto de estatización de la planta militar de aviones de Córdoba concesionada a la empresa norteamericana Lockheed Martin SA.

El Senado -a pedido de la oposición- rechazó la semana pasada la petición de votarlo sobre tablas como era intención del presidente del bloque oficialista: Miguel Pichetto (FpV). El caso de Aerolíneas Argentinas y su controvertida valorización es un acicate de la desconfianza del «Senado poselección» para resolver a libro cerrado la nacionalización de la planta cordobesa, un objetivo del Gobierno de Cristina de Kirchner.

La voz del radical mendocino Ernesto Sanz fue acompañada por todos sus pares quienes se negaron a tratar el asunto y lo difirieron a una próxima sesión -primera semana de agosto- debido a los escasos datos sobre la valuación de Lockheed. ¿Cuánto vale la ex Area Material Córdoba? Es la pregunta que no encuentra respuesta. El Ministerio de Defensa también fue objeto de críticas legislativas: el secretario de Planeamiento, Oscar Cuattromo, encargado de la negociación con Lockheed, no acudió al llamado en consulta que había planteado el Senado. Sin contar que llegó a conocimiento de algunos senadores, una carta de denuncia del secretario general del gremio de los técnicos aeronáuticos (APTA), Ricardo Cirielli, contra el Ministerio de Defensa, por «vaciamiento» de la empresa Lockheed Martín SA en el proceso de transferencia al Estado.

Informe especial

El único documento orientador del valor que podría tener la empresa es un informe especial sobre la situación contable de Lockheed -confeccionado por Pistrelli, Henry Martin y Asociados- que fue analizado por la Auditoría General de la Nación (AGN) a pedido de la ministra Nilda Garré. El acceso restringido a ese trabajo -este diario logró una copia- molestó a más de un senador. El único ejemplar disponible sólo podía consultarse en el despacho de Marita Perceval (FpV), titular de la Comisión de Defensa, pero el lector interesado debía contar con un memo de autorización. «Un procedimiento por demás extraño y ajeno a las prácticas habituales», dijeron en oficinas de la senadora salteña Sonia Escudero. «No existe claridad en el sistema de valuación del precio y no se sabe en qué valor lo comprará el Estado», sostiene Sanz, jefe del bloque radical.

El radicalismo acompañó el proyecto oficial de estatización en la Cámara de Diputados, fue votado el 20 de mayo pasado pero ahora el senador Sanz considera «imprescindible» contar con mayores datos sobre el valor de compra de las acciones de Lockheed.

El informe de la AGN en el punto 2, titulado Alcance del Trabajo, pone distancia sobre el accionar del Ministerio en la determinación del valor de la empresa a estatizar, dice:

«Nuestra revisión se limitó a la aplicación de ciertos procedimientos previstos en las normas de auditoría vigentes que consideramos necesarios para poder evaluar la razonabilidad de criterios contables empleados y la consistencia de los estados contables de Lockheed Martin Aircraft Argentina SA (LMAASA) al 31 de diciembre de 2008, y no tuvo por objeto emitir una opinión sobre los estados contables en su conjunto, ni evaluar el cumplimiento por parte de LMAASA del contrato de concesión aprobado por Decreto Nº 2221/94, las relaciones de trabajo celebradas con el Ministerio de Defensa (Contratos 01 al 06) y el proceso de adquisición de acciones (Contrato 07) previsto en el proyecto de ley que cuenta con la aprobación de la Cámara de Diputados».

«Nuestra labor tuvo un alcance que es sustancialmente menor a la aplicación de todos los procedimientos de auditoría necesarios para poder emitir una opinión profesional sobre los citados estados contables en su conjunto, y, por lo tanto, no emitimos una opinión profesional sobre los estados contables de la Sociedad al 31 de diciembre de 2008 de acuerdo con las Normas de Auditoría aprobadas por la Resolución Técnica Nº 7 de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas, que son compatibles con las aprobadas por la Resolución Nº 145/93 de la Auditoría General de la Nación».

Los datos aportados por el Ministerio de Defensa dicen que el patrimonio de la Lockheed era, al 31 de diciembre de 2008 de 67 millones de pesos, con un activo de 277 millones y un pasivo de 210 millones. Pero las conclusiones de la AGN motivaron que los senadores de la oposición y del oficialismo fragmentado decidieran convocar audiencias con especialistas para acla-rar puntos confusos del proceso de compra.