Publicado: 17-01-2011


Salta.- Los denunciantes en el caso de la sospechada compra de colectivos por parte de Saeta señalaron a El Tribuno que la investigación iniciada por el fiscal correccional Guillermo Akemeier es una maniobra del procurador general Pablo López Viñals para tratar de evitar que la causa se investigue en los juzgados de Instrucción Formal y que la misma sea archivada en el menor tiempo posible.

Señalaron además que esa estrategia es una constante del procurador general en las causas que involucran al gobernador o a sus funcionarios. Citaron como ejemplo la investigación sobre la compra de kits escolares que la fiscal Jorge no quiso investigar en profundidad y pidió su archivo. Esa contratación fue objetada por la Auditoría General de la Provincia que, entre otras irregularidades, descubrió que la misma se hizo en forma dirigida, sin cumplir con la ley de contrataciones y con la participación de una editorial inexistente. La compra de kits escolares por ocho millones de pesos fue inclusive el detonante para la renuncia de la entonces ministra de Educación, profesora Marta Torino, quien sostuvo en ese momento que había sido marginada del proceso de contratación y el tema merecía una investigación para determinar la existencia de un ardid orientado a beneficiar a un oferente.