Publicado: 12-01-2013
 
El auditor.info

Según nos enseñaron en la escuela, todos los seres vivos tienen un ciclo de vida: nacen, crecen, se reproducen y mueren. Pero esta premisa no siempre se cumple en todas las personas. A pesar de los planes sociales que se ofrecen en el país, los sectores más vulnerables todavía siguen padeciendo dificultades para contraer una familia.

En uno de los últimos informes publicados por El Auditor.info, la Auditoría General de la Nación (AGN) sostiene que el Plan Nacer no cumple con sus objetivos (reducir la mortalidad materna e infantil). Según los auditores, "los logros no alcanzan la madurez esperada".

A pesar de que hay muchos niños en instituciones, las familias que desean adoptar enfrentan grandes dificultades. En este contexto, el Consejo de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes (CDNNyA), "no cuenta con los recursos humanos suficientes para llevar a cabo sus tareas de seguimiento y evaluación de personas que se postulan para contraer una familia", asegura la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) en un Informe publicado por El Auditor.info.

Por ejemplo, en la Comuna 3 durante 2009 renunciaron 9 profesionales y a octubre de 2010, otros 6 empleados más. Esta "alta rotación", según el organismo de control, "trae consecuencias en el tratamiento de los casos y en su seguimiento" y "es ineficaz e ineficiente para la gestión de los casos al tener que incorporar y capacitar continuamente".

La educación contribuye a mejorar la vida y es una pieza clave para acabar con el círculo de pobreza que amenaza a muchos niños de países en desarrollo. Sin embargo, la Ciudad de Buenos Aires presenta falencias en este aspecto. Una de las observaciones más destacadas de la AGCBA, es que en los comedores escolares porteños los chicos recibieron alimentos vencidos, casi crudos y que, en algunos casos, hasta fueron prohibidos para la comercialización por la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria.

Asimismo, el Auditor.info publicó otro informe donde se indica que el Estado porteño entregó subsidios a estudiantes sin saber a cuánto asciende la canasta escolar, si las ayudas económicas alcanzan para cubrir los gastos mensuales de los jóvenes; y, por último, si los beneficiarios concurrieron a clases. Del mismo modo, los planes nacionales también presentan irregularidades que obstaculizan su funcionamiento. Por ejemplo, el Proyecto de Mejoramiento de la Educación Rural (PROMER) tiene entre sus objetivos mejorar la calidad del sistema educativo rural. Sin embargo, el sistema de medición de eficiencia no permite dimensionar su impacto porque, según la AGN, los indicadores que pretendían evaluar algunos aspectos del programa fueron modificados, por lo que dejaron de ser comparables y útiles. Además, tampoco se puede calcular el efecto que tienen factores externos como la Asignación Universal por Hijo.