Se suspendió la sesión en la Cámara baja provincial programada para hoy. Ante el fuerte rechazo de los gremios, los diputados oficialistas decidieron no votar el polémico proyecto del Ejecutivo sobre la administración de los fondos jubilatorios.     La reforma previsional que impulsa el gobierno de Daniel Scioli en la Provincia deberá esperar al menos una semana más para su tratamiento en la Cámara baja bonaerense. Así lo decidieron ayer los diputados del bloque del Frente para la Victoria-PJ ante la fuerte presión de los gremios y los jubilados de la Provincia.

 La iniciativa había sido presentada en la Cámara baja doce días atrás y la intención del oficialismo era aprobarla sobre tablas en la sesión prevista para hoy. Pero anoche en reunión de bloque, los diputados de la bancada mayoritaria prefirieron no sesionar y postergar el debate al menos una semana más.

 Paralelamente a esa decisión dirigentes gremiales de la Federación de Gremios Estatales y Particulares de la Provincia (Fegeppba) se reunieron con los ministros de Economía, Rafael Perelmiter y de Trabajo, Oscar Cuartango.

 "Se modificaron algunos puntos del proyecto que descomprimen la situación", dijo el secretario general de Apoc, Pedro Fernández, luego de la reunión. Entre ellos destacó que "la Legislatura autorizará a través de la ley de Presupuesto la afectación de los fondos jubilatorios y se eliminaron las menciones que remitían a la armonización del sistema provincial con el nacional". Sin embargo, el dirigente gremial que integra la Fegeppba, celebró la postergación del tratamiento y aseguró que profundizarán el reclamo en contra del proyecto.

 Antes, un grupo de diputados oficialistas encabezados por el presidente de la Cámara baja, Horacio González, recibieron a gremialistas y jubilados de la Provincia, quiénes expusieron los motivos del rechazo a la norma. "Planteamos nuestra postura de defender los intereses de los trabajadores y jubilados bonaerenses porque entendemos que el proyecto es anticonstitucional porque avanza sobre la autonomía del sistema jubilatorio y le permite a la Provincia disponer de los fondos que son de los jubilados", dijo a Hoy luego de ese encuentro con los diputados el titular de la Asociación por la Defensa del Sistema previsional bonaerense (Adesip), Miguel Pouzo .

 "El gran desafío de esta cámara es la búsqueda de consenso", afirmó González, para quién "el espíritu de la ley es positivo y la armonización de la que se habla también es positiva".

 Entre los puntos más resistidos de la reforma previsional se cuentan el "blanqueo" del desvío de los excedentes del superávit del Instituto de Previsión Social (IPS), a través de la emisión de un bono por 2.000 millones de pesos. Además hay temor por la ratificación del convenio 400 firmado por la Provincia en 2004, que implica la ayuda financiera de la Nación y la obligación de la Provincia de "armonizar" su sistema jubilatorio con el nacional, lo que implica la pérdida de beneficios.

 También se pretende crear un nuevo subsistema integrado las cajas jubilatorias de la Policía y del Banco Provincia (actualmente autónomas) dentro de la órbita del IPS (que administra los recursos previsionales de los docentes, administrativos, municipales y del servicio penitenciario).

 Los opositores al proyecto aseguran que esto implicará la pérdida de la autonomía económica y financiera del sistema previsional, garantizadas por el artículo 40 de la Constitución provincial.

 Por la mañana, el ministro Perelmiter defendió la iniciativa del Ejecutivo. Según el funcionario las cajas jubilatorias "no se confunden" y no se "involucra cambio alguno en los derechos de los jubilados".

 A pesar de que se suspendió el tratamiento del proyecto, hoy los gremios se movilizarán en rechazo a la iniciativa. Según explicaron el objetivo "de máxima es que el proyecto sea retirado".

 Para la aprobación de la iniciativa sobre tablas la semana próxima, el oficialismo debe garantizar los dos tercios de los votos positivos. Sin embargo, la adhesión de los legisladores del bloque mayoritario en la Cámara baja no es total.

 En medio de la puja por la reforma previsional, el vicegobernador Alberto Balestrini y el director de Anses, Amado Boudou, fueron a la asunción de Alberto Maceira en el Hospital Interzonal de Agudos de Haedo, Morón.

 La oposición irá a la Justicia

 "Planteamos una acción judicial de inconstitucionalidad en caso de que (la reforma previsional) sea sancionada", aseguró ayer la dirigente de la Coalición Cívica, Margarita Stolbizer. La ex candidata a gobernadora encabezó ayer al mediodía un abrazo simbólico a la sede del Instituto de Previsión Social (IPS) en 47 entre 5 y 6, para rechazar la iniciativa que presentó el Ejecutivo bonaerense en la Legislatura provincial.

 En referencia a ese proyecto de ley, Stolbizer consideró que "la intención es inconstitucional, por es violatorio del artículo 40 que establece la autonomía del IPS y de los recursos, que no les pertenece a la Provincia ni al gobernador sino a los trabajadores y a los jubilados".

 Durante la manifestación, de la que participaron los legisladores provinciales de la Coalición Cívica, la dirigente de ese partido aseguró que "la verdadera intención del gobernador es cubrir los agujeros del déficit de caja con estos recursos, eso no lo reconocen pero es así". En ese sentido, agregó que "el argumento es que esto viene desde antes y no hay ninguna posibilidad de que los errores cometidos antes o las malas políticas puedan convalidarse simplemente porque antes se hicieron mal las cosas".