Se emplea en un criptosistema asimétrico para firmar digitalmente o para crear una firma digital. Este mecanismo es el único que no requiere la divulgación de la clave privada (secreta) usada por el firmante para comprobar la firma digital de un documento.  La autoridad certificante de claves públicas garantiza la correspondencia entre una clave pública y la persona física y jurídica titular de la misma.