Hay necesidades de la población cuya solución traspasa los límites de un mandato político. Solucionar el tema de las inundaciones, por ejemplo, sea en las ciudades como en el sector rural, excede los cuatro años de duración de un gobierno.

En esos casos, muchas veces, la política realiza una cosmética que le permite esconder el tema, implorando para que, si explota, le suceda al siguiente mandatario.

Cuando ocurre la explosión, el nuevo gobernante se cuidará de echar culpas al anterior y el círculo vicioso agrandará su diámetro.

La basura en la Ciudad de Buenos Aires es una de estas problemáticas, ¿dónde se tiran las más de 5000 toneladas de desechos que genera la Capital?

Como en los viejos chistes o sketches, a la basura, a las inundaciones, al Riachuelo, a la contaminación minera, a la tala de árboles, a tantas cosas, se las esconde bajo la alfombra.

Hugo Quintana