Remite al grado en que la publicación de los actos de gobierno, y la forma de su transmisión,  son apropiadamente identificadas. Para que una gestión se considere de calidad debe garantizar el fácil acceso a la información producida de modo continuo al conjunto de la sociedad.