Es la actividad práctica que el Estado desarrolla para satisfacer, de modo inmediato,  los intereses de la ciudadanía que asume como propios.  Queda supeditada a las distintas dependencias del Poder Ejecutivo Nacional, el Poder Ejecutivo provincial y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a las distintas administraciones municipales. Incluye también a entidades descentralizadas y especializadas como la escuela, la universidad, los centros de salud y los museos. También abarca a la Fuerza Aérea aunque esta requiera de un régimen especial.