En la Argentina no existe una Ley de Especialidades Médicas que delimite las incumbencias en cada área, lo que permitiría a profesionales o no, sin estar estrenados o acreditados, a realizar cualquier tipo de tratamientos. Así lo advirtió la Defensoría del Pueblo en torno al “Caso Barreto”, la joven que falleció tras someterse a un tratamiento estético.


En tal sentido, el defensor del Pueblo, José Leonardo Gialluca, manifestó que los consumidores - pacientes acuden a las consultas seducidos por publicidades engañosas, promesas de resultados mágicos inmediatos, sin riegos y a bajo costo. 


“Lo que tenemos que saber es que el “intrusismo médico” es el ejercicio fraudulento de una especialidad sin la experiencia, acreditación y certificación necesaria, y que al existir un vacío legal no puede ser definido como un delito hasta tanto no se cometa un daño, pero ello no significa que esté ausente la inseguridad para aquellas personas que se ponen en manos de un profesional que no cumple con los criterios mínimos para ejercer una especialidad”, advirtió el funcionario.

 

Fuente: www.lamañanaonline.com.ar