El diputado Roy Cortina (Partido Socialista) y la diputada Patricia Bullrich (Unión Pro) presentaron proyectos para restringir el uso de la cadena nacional. Además, uno de los directores por la oposición en la autoridad de aplicación de la Ley de Medios (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, AFSCA), Gerardo Milman, y la presidente de la Fundación LED (Libertad de Expresión+Democracia), Silvana Giudici, presentaron una denuncia penal y un recurso de amparo contra la Presidente por el uso indebido de la cadena nacional. También el massista Adrián Pérez acusó a la Presidenta de convertir este recurso de comunicación masiva en propaganda política.

La respuesta del oficialismo fue múltiple. El titular del AFSCA, Martín Sabbatella, afirmó que no hay motivo para limitar a la señora de Kirchner porque todo lo que ella dice es trascendente (aclaremos aunque oscurezca que trascendente, filosóficamente hablando, significaque está más allá de los límites de cualquier conocimiento posible). Además, explicó que ella necesita imponer su voz para romper el cerco informativo que impide al público enterarse de su obra. El presidente de la Comisión de Comunicaciones de la Cámara de Diputados, Mario Oporto (Frente para la Victoria), había afirmado que la presidenta tiene todo el derecho de usar la cadena nacional y tiene que usarse para formular anuncios que hacen al bienestar de nuestro pueblo.

Por otro lado, el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, preguntó irónicamente : ¿Dónde está el aparato que mide cuál es el nivel de necesidad que exige la legislación? Es algo arbitrario. La realidad es que cuando los medios no ocupan ese lugar de llevar a la sociedad las cosas que se están haciendo, para que las comprenda y las conozca, hay que tomar otro tipo de decisiones como es la cadena nacional, insistió el funcionario añadiendo que si a estos señores les molesta, que hagan 740 mil denuncias penales que nosotros vamos a seguir tomando esta decisión para que la Presidenta la haga conocer a la sociedad que está trabajando en ellos y se toman decisiones trascendentales.