La Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) detectó vehículos sin la Verificación Técnica Vehicular (VTV), con el seguro vencido o sin la cédula verde original, entre otras irregularidades. Estos datos surgen de un relevamiento que el organismo de control hizo en la Dirección General de Gestión de Flota Automotor (DGGFA) entre marzo y agosto de 2017 para analizar todo 2016. 

El Gobierno de la Ciudad tiene una flota de 2.617 unidades, de las cuales la AGCBA tomó como muestra 93. Sobre esa base, el 12% no tenía el original del Título, mientras que un 7% no contaba con las cédulas verdes originales.

Hay otro dato llamativo: los autos oficiales están exentos del pago de patentes, aunque para eso es necesario un trámite previo. Sin embargo, el organismo de control detectó que “el 17% de los vehículos de la muestra no cuenta con dicha exención”. Esto genera un aumento en el rubro Créditos que está incluido en los recursos de la Ciudad, aunque es inexistente, ya que nunca se va a cobrar. El monto asciende a los $ 339.389.

 

De 23 vehículos que debían realizar la VTV, sólo uno cumplió con la norma que rige en la Ciudad.

 

Por otra parte, la AGCBA observó que 17 reparticiones no cumplen con la normativa relacionada con la Verificación Técnica Vehicular (VTV). “De los 23 vehículos que al momento de la auditoría estaban obligados a efectuar la revisión, “solamente uno había cumplido”. Los 22 que no lo hicieron corresponden a 17 áreas del Gobierno, entre las que se encuentra la Dirección General de Cuerpo de Agentes de Tránsito.

Además, de la muestra de 93 autos, hay 41 con multas por infracciones por un monto total de $ 737.880. “Los funcionarios con vehículo asignado no se hacen cargo de las faltas de tránsito, que incluyen algunas graves, cuando la Ley N°451/00 excluye sólo a Bomberos, Policía y SAME del pago siempre que sea en cumplimiento de sus funciones”, destaca el informe del organismo.

Hay sólo 123 personas para gestionar una flota de más de 2.600 autos.

¿Qué pasa con el mantenimiento de los vehículos? “La DGGFA no cuenta con la tecnología, las herramientas y el personal necesario para cumplir adecuadamente las reparaciones ni la gestión eficiente del mantenimiento preventivo”.

En 2009, la Dirección contaba con 284 personas para 1.400 rodados, mientras que en 2016 sólo hay 123 para una flota de más de 2.600. Es decir, hubo una reducción de personal a la par de un aumento en la cantidad de autos.

Tampoco hay información actualizada respecto del material rodante. Cada repartición debe dar cuenta mensualmente de los vehículos que utilizan indicando marca, modelo, patente y número de motor, así como indicar si el auto está en servicio, fuera de servicio o en trámite de baja. “Sólo el 33% de las 200 áreas gubernamentales que tienen vehículos cumple con esta obligación”, resalta la Auditoría.

Como si fuera poco, el predio de la DGGFA, ubicado en la avenida Emilio Castro al 7600, “presenta deficiencias en la seguridad, condiciones de trabajo del personal y de sus instalaciones”. Detectaron matafuegos con su carga vencida y sectores sin ellos o sin mangueras contra incendio, así como falta de indicadores de salida de emergencia y planos de evacuación.

La nafta, sin control

Durante el período auditado, la carga de combustible se hacía con la firma Edenred S.A. En noviembre de 2016, mediante licitación pública, se adjudicó a Axión S.A.

Con ambos proveedores, la operatoria es similar: se otorga a cada conductor una tarjeta electrónica; cuando el titular de la tarjeta hace una carga, el operador de la playa del proveedor registra en el sistema el kilometraje que le informa el chofer.

La diferencia radica en que con Edenred, la DGGFA tenía la información en línea sobre las cargas y contaba con un alerta cuando el conductor cargaba en el mismo día más de una vez. Con Axion, en cambio, la información no está disponible en línea, “por lo que la DGGFA perdió capacidad de control en tiempo y forma de los desvíos”.

La Auditoría analizó las cargas de combustibles en 67 vehículos y señaló que “el 69% tenía inconsistencias en la información, principalmente por los kilómetros recorridos”.