El 5 de septiembre del año pasado fue sancionado el decreto 698/17 con el que se creó el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM)

En rigor, se trató de un ordenamiento del organigrama, ya que la decisión consistió en convertir lo que hasta entonces se conocía como Consejo Nacional de las Mujeres -dependiente de Presidencia-, en un ente descentralizado, con rango de Secretaría de Estado, y bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social.

Ese rango, según rezaba la propia web del organismo, lo hubiese dotado de una “jerarquización” que le permitiría “tener mayor autonomía en la toma de decisiones y la ejecución del presupuesto”.

Sin embargo, a poco más de seis meses de aquella medida, estos cambios aún no se formalizaron.

Según la Base de Datos “Presupuesto Abierto”, que reemplazó al “Sitio del Ciudadano” del Sistema Integrado de Información Financiera, el INAM aún no es un Ente Descentralizado, no depende de la Jurisdicción Ministerio Desarrollo Social, y permanece en la órbita de Presidencia, con la misma asignación presupuestaria de programa e idéntica unidad ejecutora.

 

Los registros aún hablan de Consejo Nacional de las Mujeres, dependiente de Presidencia.

 

Pero si de presupuesto se trata, este año el ente recibió menos fondos que en 2017. Y es que, mientras en aquel ejercicio se le asignó al organismo una partida de $ 163,5 millones, para 2018 ese monto cayó a los $ 161,5 millones, es decir, dos millones de pesos menos en términos nominales.

 

La partida para el personal contratado supera en más del 200% a la de planta permanente.

 

De ese total, el 80 por ciento corresponde al concepto Gastos en Personal, lo que equivale a decir que, de cada 10 pesos, ocho van al pago de sueldos. 

Asimismo, también bajó la participación del presupuesto del ente en relación a los gastos totales de la Nación: este medio había dado cuenta el año pasado que la partida del entonces Consejo de las Mujeres equivalía al 0,007 por ciento de todos los fondos disponibles, o sea 7 centavos por cada mil pesos.

 

Así era conocido el organismo hasta la sanción del decreto 698/17.

 

Pues bien, este año, con unos desembolsos estimados por encima de los 2,9 billones de pesos, y la ya mencionada partida para el “Instituto” de $ 161,5 millones, esa proporción cayó a 6 centavos.

Los 36 hogares

En noviembre de 2016, este medio difundió una particularidad en la administración del Consejo de las Mujeres. 

Es que, mientras en el Congreso se discutía el Presupuesto que iba a regir en 2017, el sitio web de la entidad hablaba de un Plan de Acción de unos 750 millones de pesos (cifra que superaba varias veces la partida prevista del organismo) y que incluía la construcción de 36 Hogares de Protección Integral en todo el país para 2019.

La curiosidad, en ese caso, era que la iniciativa no estaba incluida en las proyecciones financieras del propio Consejo, ni en ningún ítem del Presupuesto que debatía el Parlamento; es decir, la fuente de financiamiento para la edificación de los Hogares no figuraba en ninguna parte.

Promediando el lapso previsto, este panorama tampoco se modificó.