Entre el 1º de enero y el 31 de mayo de este año, el Estado ejecutó por todo concepto  $ 1.498.079 millones, es decir, $ 1,49 billones.

Ese monto equivale a un 32% de los fondos disponibles para 2019 que, hasta la misma fecha, están estimados en $ 4,99 billones.

¿Por qué ‘hasta la misma fecha’? Porque en estos cinco meses, que representan el 41,6% del tiempo transcurrido en el ejercicio, el poder Ejecutivo autorizó ampliaciones del presupuesto, sin pasar por el Congreso, que elevaron el rubro gastos totales en un 1,7 % en relación a principios de 2019. 

Finalidades

Analizado el presupuesto desde el punto de vista de las finalidades, es decir, según los objetivos generales proyectados por la Administración, más del 80% de los desembolsos se destinaron a los servicios sociales y al pago de la deuda

Puntualmente, la finalidad que recibió mayores fondos desde enero fue Servicios Sociales, que nuclea ítems como asistencia y seguridad social, vivienda, agua, salud y educación, entre otras. 

El rubro ya lleva devengados $ 928.742 millones, es decir, el 66% de todos los gastos registrados hasta el 31 de mayo.

En términos nominales, le sigue en orden de importancia la finalidad Deuda Pública, que ejecutó $ 283.534 millones, 18% de los desembolsos globales

Esto equivale a decir que de cada $ 100 devengados por el Estado en los primeros cuatro meses y medio del año, 81 fueron solo para dos finalidades.     

Asimismo, los dos rubros en cuestión son los que más movimientos tuvieron -por encima del 35 y 38% de sus partidas respectivamente- en el lapso analizado.

 

El resto del presupuesto se reparte entre Servicios Económicos, que ejecutó algo más de $ 155 mil millones -un 11% del total- y apunta, entre otras cuestiones, a los subsidios al transporte y la energía.

Cierran la tabla las finalidades Servicio de Seguridad y Defensa, y Administración Gubernamental, con $ 66 mil millones y $ 64 mil millones devengados respectivamente.

En una próxima entrega se analizará el presupuesto en término de sus funciones, con detalles sobre los niveles de ejecución de distintas áreas del Estado.