Como Jefe de Gabinete de Ministros Marcos Peña debe concurrir tanto a la Cámara de Diputados como a la de Senadores para informar sobre la marcha de las políticas de Gobierno. El 4 de octubre fue a la Cámara baja y entre algunas preguntas que recibió se destacan dos vinculadas a informes que realizó la Auditoría General de la Nación (AGN).

Una de ellas estaba relacionada con el Parque Nacional Calilegua, la contaminación por la explotación petrolífera que hay allí y las comunidades originarias que viven en zonas aledañas. Otra de las preguntas que recibió Marcos Peña por el bloque FUNA que integra la Diputada Carla Pitiot, quien también es Secretaria de Igualdad de Oportunidades y Trato de APOC, está vinculada a un informe de la AGN sobre la Dirección General de Puertos.

La pregunta buscaba saber qué medidas se había tomado sobre las observaciones más relevantes que realizó el organismo de control como el alto número de puertos sin habilitación, 116 puntualmente. El jefe de Gabinete se limitó a responder que “la habilitación portuaria es competencia de la Dirección General de Puertos”.

El informe de la AGN, aprobado en julio de 2017, afirma que “se insume un tiempo excesivamente prolongado” en la publicación del decreto de habilitación en el Boletín Oficial, cuya responsabilidad es del Poder Ejecutivo.

Entre los ejemplos que cita el trabajo de Auditoría están la terminal de RHASA de Campana y la de Rio Grande Tierra del Fuego que hace 18 años que se encuentran tramitando la habilitación, a la espera de la publicación del decreto.

De hecho, el trabajo Auditoría detalla que la demora que se produce cuando los expedientes son girados al Poder Ejecutivo genera que “la documentación de respaldo, como permisos de amarre y normas de seguridad e higiene, se tengan que ir revalidando”. 

 

 

Otra de las aristas que tenía la pregunta al jefe de Gabinete estaba vinculada a la seguridad de las terminales fluviales, ya que el organismo de control las había encontrado “endebles”.

Al respecto Marcos Peña detalló que “en 2016 el Ministerio de Seguridad realizó una auditoría de los Pasos Internacionales fluviales a fin de evaluar el estado de situación de los mismos y en 2017 la Secretaría de Fronteras del citado Ministerio hizo visitas de inspección para observar el cumplimiento de las medidas propuestas para solucionar los hallazgos de los auditores”.

A raíz de ello, “se tomaron medidas concretas que hacen a la seguridad de los Pasos Internacionales Fluviales” como la instalación del Sistema de Captura Migratoria (SICAM) para que no haya carga diferida de los ingresos y egresos registrados, la adquisición e instalación de grupos electrógenos y las capacitaciones para oficiales y suboficiales de la Prefectura Naval Argentina. Además “se ampliaron las edificaciones de control y se reparó la iluminación, cartelería y alambrados perimetrales” entre otros trabajos.