“El enfoque que generalmente hacemos los auditores apunta más al gasto que a los ingresos, pero en cualquiera de los dos lados pueden producirse hechos que no estén bien”. Ese es el punto de partida de la Marcela Alejandra Stile, que trabaja en el Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires como auditora de la delegación Vicente López.

En su tesis de la Maestría en Auditoría Gubernamental, Stile y propone “confeccionar lineamientos para la planificación del control externo de los ingresos públicos en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires, alineados a las propuestas de modernización y estándares internacionales en que se encuentran el Honorable Tribunal de Cuentas (HTC) y otras Entidades de Fiscalización Superiores (EFS)”.

“Nosotros hacemos control de legalidad, pero se pueden dar cuestiones de fraude que tal vez no las advertimos pensando que todo lo malo pasa por el gasto”, analizó Stile en diálogo con este medio y agregó: “Los auditores también deberíamos fijarnos en los ingresos, hacer un control preventivo y unificar algunos criterios de mecanismos de monitoreo a nivel general”.

“Se pueden hacer muchas cosas que no se realizan porque estamos enfocados en el gasto"

En ese sentido, admitió la dificultad de esa tarea en el ámbito bonaerense, donde hay 135 municipios. “Puede pasar que se estén aplicando mal las normas, las ordenanzas fiscales, que estén mal hechos los cálculos o errores en la aplicación de tasas, en las fórmulas que luego llegan a los vecinos”, ejemplificó Stile.

“Se pueden hacer muchas cosas que no las hacemos porque estamos enfocados en el gasto. Es más fácil controlar el desembolso porque es más simple verificar una orden de pago, por ejemplo”, agregó la auditora.

Por último, Stile dejó en claro que “no es más fácil corromperse en el momento del gasto”. “Todos creemos que eso y apuntamos ahí, pero hay muchas cuestiones que pueden llevar al ilícito en el momento de los ingresos”, concluyó.