Los $756 millones que el Estado nacional iba a destinar para las Obras Mejorativas de la red troncal de rutas nacionales, entre 2004 y 2008 terminaron resultando $1113,5 millones. Así lo explicó la Auditoría General de la Nación (AGN) en un informe donde además aseguró que “estas cifras no son definitivas ya que algunas obras siguieron generando gasto en ejercicios siguientes” en concepto de tareas pendientes, redeterminaciones de precios, entre otros.

Como resultado de las labores de fiscalización en la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) y en el Organo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI),   el organismo de control detectó que el tiempo que se tardó en concretar el inicio de los trabajos “excede razonables pautas temporales” en cuanto a “celeridad y eficiencia”. De hecho, el propio OCCOVI señala que “en muchos casos el tiempo transcurrido sin haber puesto en marcha los proyectos generó la revisión y actualización de los mismos (costos)”.

En relación con ello, según lo que se expone en el informe aprobado este año, “los retrasos en las obras, originados por la falta de planificación -del Estado Nacional-, generaron aumentos en los costos previstos” que, hasta donde pudo evaluar la Auditoría, representaron un incremento del 46,7%.

El monto destinado para las obras fue definido en el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 508/04, que  detallaba  año por año, las sumas a invertir.  Al respecto,  el informe agrega que,  “a excepción de las obras iniciadas en el año 2004, en las que los presupuestos oficiales coinciden con los montos previstos en el Decreto (508/04), para el resto del período se abre una brecha entre los presupuestos oficiales de las obras y los montos de la referida norma”.