Entre enero y marzo, la porción del presupuesto nacional destinada a la función ciencia y técnica tocó su punto más bajo de los últimos ocho ejercicios. 

Es que los gastos globales de la Nación se estiman en $ 4,2 billones para todo el año, mientras que la partida vigente de la mencionada función asciende a $ 46.263 millones, es decir un 1,1% del total

Esto equivale a decir que, de cada 100 pesos ejecutados por el Estado durante el primer trimestre, $ 1,10 fueron para ciencia y técnica.

Comparado con años anteriores, la proporción viene bajando desde 2016. En 2012, por ejemplo, los gastos totales del Estado fueron $ 561 mil millones y los fondos para ciencia y técnica ascendieron a $ 9.170 millones, o sea, un 1,54% del total.

Un año después se dio la mejor marca del lapso analizado. Y es que, mientras los desembolsos nacionales llegaron a $ 751 mil millones, la partida para la función fue de $ 12.175 millones, que equivalieron a 1,55 por cada 100 pesos desembolsados. 

En los dos ejercicios siguientes, la proporción osciló entre 1,43 y 1,46%, hasta que en 2016 se produjo la primera caída

 

 

En ese momento, cuando los gastos globales del país treparon a $ 2,1 billones, a ciencia y técnica le tocó un presupuesto de $ 29.448 millones, que representaron el 1,27% del total.

Es decir que entre 2015 y 2016 la función ciencia y técnica registró una caída nominal de 19 centavos cada 100 pesos, mientras que en el mismo período el presupuesto nacional aumentó en unos $ 700.000 millones.

La tendencia a la baja pudo revertirse, en parte, durante 2017, cuando la partida analizada representó el 1,31% de los gastos totales ($ 35.109 millones sobre $ 2,5 billones).

Sin embargo, el año pasado se dio casi la misma situación que en 2016, con un aumento de los desembolsos nacionales de $ 734.000 millones en relación a 2017, frente a una caída de la participación de ciencia y técnica, al 1,13 por ciento.

Y así se llegó al primer trimestre de este 2019, con un retroceso nominal de la función de 44 centavos cada 100 pesos en relación a los números de 2012.

La partida a estrenar

Mientras todo esto sucedía, en 2017 la Administración nacional incluyó dentro la función ciencia y técnica el ítem obligaciones a cargo del tesoro

Ese primer año, el mencionado rubro contó con una partida de $ 2.000 millones. Y, si bien la práctica no se repitió en 2018, el concepto volvió a aparecer en el presupuesto de este año, con fondos disponibles por $ 3.000 millones

La particularidad es que, en ambos ejercicios, no se ejecutó ni un peso por obligaciones a cargo del tesoro.