El Concejo Deliberante local aprobó ayer por unanimidad el proyecto de presupuesto elevado por el Poder Ejecutivo, pese a que la edil del bloque unipersonal Acción Ciudadana, Mónica Fontenla, se retiró antes de la votación por problemas personales.

 

En la iniciativa original sólo se realizaron pequeñas modificaciones, aunque el artículo cinco, que le otorgaba al Ejecutivo la potestad de que cada dependencia pudiera modificar y reasignar partidas internamente dentro de los organismos pertenecientes a su área de funcionamiento sin requerir la autorización de los demás poderes, fue eliminada por mayoría.

 

Sin embargo, los ediles oficialistas Marilín Geminiagni y Luis Ojeda votaron a favor de esta posibilidad, que fue objetada por el grueso de los concejales.

 

Con respecto al requerimiento del presidente del Tribunal de Cuentas municipal, Diego Colantonio, que presentó una solicitud para ampliar la partida destinada al funcionamiento de ese órgano, los concejales la rechazaron.

 

En el transcurso de la sesión, además, se objetó la demora del Ejecutivo en la presentación del proyecto y se cuestionó que pese a que fue aprobado por ordenanza no se gestionó la realización de una auditoría externa de la gestión municipal anterior.