Nacional.- Un amplio informe de la Auditoría General de la Ciudad (AGCBA) denunció el año pasado que las casas y los departamentos que contruyó el Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires registraban sobreprecios de hasta el 30% con relación a los valores del mercado.

Ademas, el trabajo también es muy crítico para referirse a la eficiencia del organismo, porque existían demoras de entre 24 y 27 meses en la entrega de las viviendas.

El informe también destaca la drástica caída del presupuesto y los problemas de ejecución que evidencia el dinero destinado a la vivienda social.

Las conclusiones de la AGCBA tienen coincidencias con las de otros órganos de control de la Ciudad de Buenos Aires como la Comisión de Vivienda de la Legislatura, la justicia, y diferentes organizaciones no gubernamentales. Además, el informe de la Auditoría de la Ciudad reveló que el IVC sólo entrega el 10% de las viviendas previstas y subraya su absoluta ineficacia.

En declaraciones a un matutino porteño, el juez en lo Contencioso Administrativo Roberto Gallardo puso el dedo en la llaga y sacó a la luz el problema de fondo que se está discutiendo hoy en la Ciudad de Buenos Aires. "La demanda de vivienda en los sectores bajos y medios bajos aumenta y la ciudad no afronta esta problemática con una acción sostenida en el tiempo", subrayó Gallardo.