En este  índice están contenidos los aspectos más importantes para el propósito de hacer una apreciación de la responsabilidad pública del modo que aquí se la define. Es un cuadro de los síntomas básicos que permitirán formular un diagnóstico.

 

A partir de esta medición se busca generar incentivos de mejoras para los responsables de la gestión pública y crear un interés general sobre asuntos públicos -que afectan directamente a la sociedad, pero que no son difundidos -para que más personas se interesan por conocer, comprender y criticar: la formulación y ejecución del presupuesto, los resultados de los programas públicos y la rendición de cuentas, la forma en que el Gobierno contrata y compensa a sus trabajadores y, los trabajos e informes de los organismos estatales de control.

 

La organización del índice esta compuesta por tres dimensiones -Área Transparencia y Credibilidad Presupuestaria, Área Control y Rendición de Cuentas, Área Valor Social- de las cuales, cada una posee cuatro indicadores. Este tablero puede aplicarse a la gestión del Gobierno nacional o adaptarse a diferentes categorías político-institucionales, con las modificaciones pertinentes.

 

En cuanto los datos que alimentan al índice, no se trata de una construcción apoyada en opiniones recogidas de entrevistas o encuestas realizadas a personas, sino  que las observaciones se basan en los informes y trabajos preexistentes de análisis de la información pública.