En su primer informe de gestión del 2018 ante la Cámara de Diputados, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, contestó preguntas sobre observaciones efectuadas por la Auditoría General de la Nación (AGN) en sus informes. No obstante, prácticamente no aportó información nueva que no figure en el trabajo del organismo de control reflejando inacción o desconocimiento de cada caso por parte del Ejecutivo.

La única pregunta cuya respuesta tuvo datos novedosos fue la que consultaba sobre las acciones desarrolladas para subsanar las observaciones de la AGN sobre la conservación de bosques nativos.

El hecho que se esté trabajando en un Sistema de Alerta Temprana (SAT) de desforestación es un avance. Se detalla en la respuesta de Peña que "se estima dar inicio a su implementación en la región Parque Chaqueño en abril de 2018". El objetivo es "reducir o evitar los impactos ambientales y sociales causados por la pérdida o degradación de los bosques nativos".

También se promete que para el año en curso "se realizarán talleres y mesas de trabajo" para mejorar el ordenamiento territorial de los bosques y el registro nacional de infracciones.

 

La única respuesta de Peña que aporta novedades es sobre el informe de Bosques Nativos

 

A ello, el jefe de Gabinete suma que en el ámbito de la Autoridad de Aplicación Nacional, por ejemplo, "se observaron avances durante el 2017 que pueden constatarse en el informe de AGN y que serán tenidos en cuenta en la próxima auditoría".

También se detalla que "se seleccionaron indicadores de sustentabilidad en el manejo de bosques con ganadería integrada", hecho que no pudo ser relevado oportunamente por el equipo de auditoría.

En relación con los avances en el cumplimiento de la información pública, y ante la respuesta de Peña, resulta importante destacar que no es lo mismo brindar datos respecto a la progresividad de la deforestación que la disponibilidad de esa información.

Luego hay pasajes, como el párrafo que explica las mejoras para el monitoreo de la superficie de los bosques nativos, cuya respuesta es casi idéntica a la que consta en el informe

Inspirados en la AGN

Otra de las preguntas que recibió Marcos Peña en la Cámara baja estuvo vinculada con los avances en la instalación de conexión satelital para escuelas rurales, que fue producto de una auditoría entre 2011 y 2015 y que entre sus observaciones más importantes estaba el desconocimiento de los establecimientos que recibían el servicio.

En su exposición escrita el jefe de Gabinete expone que "realizarán un análisis" del informe. Pero, contradictoriamente, unas líneas más abajo afirma que "durante estos dos años, subsanaron las observaciones que el informe de la AGN hizo sobre la gestión anterior".

En la respuesta se brinda además información general sobre el desempeño del ARSAT, que es el proveedor de los equipos de conectividad, pero nada en cuanto al rol de la ex CNC ni del grado de satisfacción de las escuelas. 

 

Informe Nº 108 del jefe de Gabinete ante el Congreso

 

Consultado por las acciones desarrolladas por el ejecutivo para subsanar lo remarcado por la AGN en lo que respecta al sistema de prevención y mitigación de desastres agropecuarios financiados a través del FONEDA, tampoco hubo aportes novedosos. La respuesta se apoya mayoritariamente en el descargo del organismo estatal auditado y que oportunamente ya fue evaluado por la Auditoría.

De hecho, en los puntos sobre los que los responsables del Fondo habían hecho caso omiso, no fueron completados en esta presentación de Peña.

Algo similar ocurrió con el cuestionamiento sobre los controles que debía realizar el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS) de la provisión del servicio de agua potable brindado por AYSA donde el jefe de Gabinete reproduce en su mayoría los argumentos que ya habían sido expuestos por el ERAS en su "descargo" ante la AGN.