Existe en nuestro país el Plan Nacional de Instalación de Antenas y Receptores Satelitales en Escuelas Rurales y de Frontera que tiene como objetivo brindar el acceso igualitario a la televisión digital, la información y las nuevas tecnologías a los lugares alejados de centros urbanos o de difícil acceso por dificultades climáticas. El servicio se brinda a partir de la instalación de antenas y receptores satelitales que provee la empresa ARSAT.

La Auditoría General de la Nación (AGN) evaluó el programa entre enero de 2011 y febrero de 2015 y lo hizo en la ex Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), encargada del proyecto.

Cada kit contiene una antena de conexión satelital y un decodificador. A julio de 2011 cada uno valía U$S 246,08.

Uno de los aspectos a observar fue la documentación que sustente las tareas desarrolladas, la descripción de las tareas por parte de Presidencia y los lineamientos del Ministerio de Planificación Federal para su ejecución, pero "eran datos que no estaban por lo que fue imposible evaluar el cumplimiento de la gestión en torno al Plan". Tampoco se encontró "la aprobación de la normativa emanada de la autoridad competente".

El organismo de control le pidió ésta información tanto a la ex CNC como a la ex Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC) y al reciente Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM). Todos informaron, reiteradamente, que "no poseían la información solicitada".

Otra de las observaciones que realizó la Auditoría fue que "pese al carácter prioritario que le adjudicó la CNC por resolución al Plan, no tenían un Programa Presupuestario específico para la implementación del proyecto y la instalación de antenas". Esta situación dejó a la luz que "se utilizaban recursos de todos los programas, resultando transversal a toda la ex Comisión Nacional de Comunicaciones". 

 

 

El informe, aprobado en 2017, también destaca que "no hay un control adecuado sobre los envíos de equipos que realizó ARSAT como proveedor de la CNC, tampoco de la rendición de cuentas de su utilización". Cada kit contiene una antena de conexión satelital, un decodificador, los cables necesarios y la estructura que soporta la antena. A julio de 2011 "cada uno valía U$S 246,08".

La AGN verificó "inconsistencias sobre los equipamientos entregados y efectivamente puestos en funcionamiento" ya que "depende qué documentación se consulte, la cantidad de servicios entregados".

Según la base de datos de la ex CNC "se habría beneficiado con la instalación de la Televisión Digital Satelital a 11.748 escuelas". Por su parte, ARSAT le informó al organismo de control que "se activaron por el Plan 11.191 equipos en escuelas entre el 22 de febrero de 2011 y el 2 de diciembre de 2013". Según los remitos a la ex CNC le entregó 16.489 kits mientras que "en base a las copias de los remitos, los sets entregados fueron 12.367".

De las 51 escuelas encuestadas por teléfono, en 37 no funcionaba el sistema satelital. 

La AGN seleccionó una muestra de 107 escuelas situadas en distintas provincias y les consultó telefónicamente sobre el funcionamiento del beneficio. De las 51 comunicaciones que lograron "el sistema satelital se encuentra instalado y funcionando en 14 establecimientos, mientras que en los restantes 37, no".

Los motivos indicados por los representantes de las escuelas fueron "por desprogramación o robo del decodificador y rotura de la televisión o de la antena con el viento" entre otros.

También realizó sondeos vía mail, de una muestra de 306 instituciones "se logró la respuesta de 31 de ellas, situadas en siete provincias". De ellas, "solo en cinco el sistema funcionaba". Es importante mencionar que las encuestas se realizaron entre el 12 y el 24 de abril de 2016.

De los resultados de ambos sondeos surge que "la falta de seguimiento del correcto funcionamiento de los kits, que debía realizarse a la semana y al mes de instalados". 

El informe expone también "que la base de datos vinculada a los beneficiarios carece de controles de seguridad (eran planillas de Excel) y contiene datos erróneos o desactualizados.