Las redes sociales están en el ojo de la tormenta por los anuncios que grupos rusos habrían comprado con la intención de polarizar la opinión pública y favorecer a Donald Trump en las elecciones.

En Twitter, aparentemente 200 cuentas con localización en Rusia promocionaron la candidatura del actual presidente de Estados Unidos.

 

 

Por ese motivo, la red social del pajarito presentó su nueva plataforma de transparencia para campañas publicitarias, en la que cualquier usuario podrá consultar las promociones contratadas y difundidas, con la finalidad de conocer con mayor certeza qué mensajes se intentan propagar.

“Para dejar en claro cuando estás viendo o interactuando con un anuncio de propaganda electoral, ahora exigiremos que el contratante identifique sus campañas como tales”, aseguró el gerente general de ingresos e ingeniería de productos de la compañía, Bruce Falck.

 

 

Además, según el periódico mexicano El Universal, el directivo dio a conocer que cambiarán “la apariencia y experiencia con esta clase de publicaciones pagadas”, e incluirán “un indicador que las distinga como un anuncio político”.

En Facebook

Algo similar ocurre en la plataforma creada por Mark Zuckerberg, en donde la  Agencia Central de Inteligencia estadounidense descubrió que en Moscú se pagó a grupos de trolls para “difundir mensajes nefastos para la candidata demócrata Hillary Clinton y favorables para el empresario millonario”, según publicó La Nación.

 

 

Si bien los líderes de Facebook, Twitter y Google se comprometieron esta semana ante el Senado de Estados Unidos a implementar una mayor cantidad de regulaciones internas para impedir que otros países usen sus servicios de anuncios, evitaron avalar explícitamente cualquier propuesta legislativa.