La Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados, presidida por Vanesa Siley, realizó reuniones informativas sobre los derechos que deberían contemplarse cuando se concrete un proyecto de Teletrabajo. Entre los oradores hubo coincidencias: la desconexión y la reversibilidad. Otro de los puntos en común fue que el trabajo a distancia es tan solo una modalidad y los acuerdos se deben hacer dentro del convenio colectivo

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, intentó despejar las dudas de los legisladores: “Nosotros no vamos a incentivar determinados modos de contratación, sino fomentar el empleo”. El funcionario aclaró que el gobierno considera al teletrabajo como una modalidad de labor y no como una forma de contratación.  

Las autoridades de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, coincidieron en estos aspectos. Sin embargo, solicitaron mejorar el articulado para que se considere como teletrabajo solo a las labores que se hagan dentro del territorio argentino, teniendo en cuenta que “muchas empresas locales y extranjeras” contratan empleados en otro países. Además advirtieron: “Debemos revisar el sistema de obras sociales".

Sobre la coyuntura, Moroni explicó que “hace tiempo se venía planteando la regulación de este modo de prestación laboral”, pero por la pandemia la modalidad pasó al “imperio de la realidad”. “Siempre generó suspicacias pensando no solo en las condiciones de prestación del servicio, sino también en la pérdida del vínculo con el grupo”, consideró.

El Ministro resaltó los puntos en común que tienen los proyectos de ley: el principio de igualdad; el carácter voluntario del teletrabajo; el principio de indemnidad, para que los gastos no recaigan en el trabajador; la protección de datos personales y del domicilio; el derecho a desconexión digital; y la contemplación de las tareas de cuidado de menores o adultos mayores.

Sobre la diversidad de documentos presentados, el diputado Hugo Yasky argumentó que “están en excelentes condiciones de poder discutir y llegar a un acuerdo que permita tener un amplio consenso sobre este tema”. Además, hizo hincapié en que se debe garantizar el derecho sindical con esta nueva modalidad para que “no se vea minimizado en los tiempos que vienen”.

Moroni coincidió en este punto y afirmó que “toda esta figura contractual debe terminar su habilitación como tal en los convenios colectivos”. La idea es que dentro de los mismos se llegue a un acuerdo en cada sector. “Previo a la pandemia, el teletrabajo era  prácticamente marginal, no tenía presencia relevante en el mercado de trabajo y en general no era un tema que generara conflictos”, indicó.

A post shared by El Auditor (@elauditor.info)

Claudio Marin, secretario Gremial de la CTA de los trabajadores, hizo foco en los empleadores. “Teniendo en cuenta las características de nuestro empresariado a veces las iniciativas novedosas son mal utilizadas”. Por esto, el dirigente pidió que se preste mucha atención a la forma de organizar el teletrabajo para que no termine “en una situación trágica: que aumenten la cantidad de trabajadores no registrados o que se los incorpore en un convenio colectivo de trabajo que no les corresponde”.

Por último, Claudio Moroni reconoció que su Ministerio “está trabajando con el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) para ver la conectividad en las distintas regiones”, un punto clave para que no haya provincias marginadas en la regulación.