Con la pandemia, los espacios verdes se volvieron esenciales, un lugar donde encontrarse con distanciamiento al aire libre. En el barrio de Balvanera, un grupo de vecinos se reunió para reclamar por la Manzana 66 que fue inaugurada en 2018 pero por falta de mantenimiento las plantas se secan y hay juegos rotos.

La historia de la Manzana 66, la Plaza de los Vecinos, se remonta a 2014 cuando un grupo empresarial compró el predio para realizar un estadio. Los vecinos, se reunieron para oponerse y ahí nació la red que logró obtener un nuevo espacio verde para todo el barrio. “Primero frenamos el proyecto y después creamos una iniciativa para que se desarrolle una plaza y una escuela, dos grandes necesidades de la zona”, explicó Alberto Aguilera, coordinador de la Red de Vecinos Manzana 66, Verde y Pública en diálogo con este medio.

 

El proyecto del estadio no siguió, ganó la comunidad y la plaza fue inaugurada en 2018. Hoy, a casi tres años, los vecinos reclaman por mantenimiento. “Tenemos 160 árboles nativos que se están secando por falta de riego desde marzo del año pasado. Lo mismo pasa con el césped y la vegetación. La presidenta de la Junta Comunal nos dijo que había problemas de Edesur con una de las fases que alimenta la bomba de riego, después de tanto tiempo aparentemente se solucionó pero el riego sigue sin funcionar y están regando con un camión de agua desde hace unos días ”, agregó Aguilera.

Los juegos infantiles también están en mal estado. Están destruidos. Hay tres juegos que no andan: la calesita, el escalador y solo nos quedó una hamaca. El lugar sigue estando repleto de chicos aunque no haya nada para hacer, ellos vienen igual para no estar encerrados ”, lamentó Aguilera. “Esta es una plaza que se usa constantemente desde la mañana, para quienes a correr, hasta la tardecita, que aparecen quienes vienen a tomar aire fresco cuando baja el calor”, agregó.

 

Con las recientes olas de calor y la pandemia, los espacios al aire libre son el lugar ideal para poder encontrarse, “es una plaza muy querida y defendida por la gente”, dijo el vecino de Balvanera, uno de los barrios con menos espacios verdes de la Ciudad de Buenos Aires. La Comuna 5 (Almagro y Boedo) tiene 0,02 metros cuadrados de espacios verdes por vecino, y la Comuna 3 (San Cristóbal y Balvanera) cuenta con 0,04. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre 10 y 15 metros cuadrados de verde por habitante, y la Ciudad solo alcanza los 5,13.

“Hay una gran necesidad de plazas y espacios al aire libre sobre todo en estos barrios donde hay tanta población. Esto fue algo que planteamos cuando se debatió el Plan Urbano Ambiental y se hizo el Código Urbanístico, en esta oportunidad pedimos que no se sigan autorizando las alturas máximas en estas comunas porque no hay lugar para hacer más espacios verdes. Obviamente, no fuimos escuchados”, denunció Aguilera.

Otra virtud de esta plaza que fue diseñada por los vecinos, es que es totalmente accesible. "La pensamos para personas con discapacidad, adultos mayores y niños, para que todos puedan disfrutar de ella. Es la única en la zona con estas características”, enfatizó Aguilera.

“Es algo que nos enorgullece como vecinos”, comentó el coordinador de la red que está compuesta por entre 50 y 100 familias que luchan y defienden este espacio. “Somos un grupo vecinal conformado por todos los partidos e ideologías y lo importante es que pudimos ponernos de acuerdo con que necesitábamos una plaza y una escuela. Nos costó tres años de trabajo, fue duro el proceso en la Legislatura porque los funcionarios no nos escuchaban, pero hoy estamos orgullosos”, agregó.

Desde la Junta Comunal, “expresaron que iban a empezar a arreglar la plaza. Estamos atentos, vamos a esperar un poco más, pero si no vemos una pronta respuesta vamos a comenzar a mantenerla nosotros”, aseguró Aguilera quien además informó que desde 2018 esperan que se instale una Estación Saludable en el lugar y WI-FI libre como les prometieron las autoridades al comenzar el proyecto.