Aquellos ciudadanos extranjeros que inician su trámite de radicación en el país deben acreditar no haber tenido antecedentes penales en la última década. Esto rige desde hace dos semanas por iniciativa de Casa Rosada.

El Gobierno quiere “contrarrestar los últimos casos de inseguridad en los que estuvieron involucrados extranjeros”, según consigna el diario La Nación.

A la par, trabajan en un entrecruzamiento de datos con Interpol, en el control de pasajeros que llegan mediante las líneas aéreas y deportación de los extranjeros que delinquen.

La administración nacional le atribuye a los extranjeros gran parte de los delitos que se cometen en territorio argentino. En enero, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había afirmado que “el delito en manos de extranjeros llega al 20% de las personas que están detenidas”.

 

En los últimos años, llegó a Argentina una gran cantidad de ciudadanos senegaleses.
En los últimos años, llegó a Argentina una gran cantidad de ciudadanos senegaleses.

 

De todas formas, las propias estadísticas la desmintieron. En Argentina, hay más de 85 mil personas detenidas. De ese total, un 6% son extranjeros (4.943). Estos datos corresponden a 2017 y fueron publicados por el Sistema Nacional de Estadísticas de Ejecución de la Pena (SNEEP), del Ministerio de Justicia de la Nación.

El dato que coincide con lo manifestado por Bullrich es respecto de aquellas personas que están detenidas en las cárceles dependientes del Servicio Penitenciario Federal (SPF).  

En un informe realizado por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) aprobado en abril de 2017, da cuenta de que la ley que regula la cuestión migratoria es la 25.871 y que en Argentina hay distintas categorías bajo las cuales ingresan los extranjeros.

Existen los “residentes permanentes”, que son aquellos cuyo objetivo es establecerse definitivamente. También entran en esta categoría los parientes de ciudadanos argentinos, nativos o por opción.

Los “residentes temporarios” son los que llegan en subcategorías de trabajador migrante, rentista, pensionado, inversionista, científico, deportista, académico y estudiante, entre otras. En tanto que los “residentes transitorios” resultan los turistas, pasajeros en tránsito, tripulantes de transporte internacional y quienes llegan por tratamiento médico, solo por mencionar algunos casos.

En el relevamiento, que va del 2012 al 2015 inclusive, la SIGEN había detectado “falta de seguimiento de aquellos beneficiarios que han obtenido una radicación permanente por ser familiar argentino”. Desde el organismo de control consideraban necesario reforzar los controles posteriores al otorgamiento “a fin de corroborar la veracidad del vínculo invocado y detectar aquellos casos en los que haya existido falsedad ideológica”.