La Auditoría General de la Provincia de Salta realizó dos evaluaciones en la Municipalidad de Santa Victoria Este, Salta, en la que revisó la ejecución presupuestaria de los recursos y los gastos, el estado de la tesorería, los bienes y la deuda municipal. En ambos trabajos el organismo de control "se abstuvo de opinar" por la falta de acceso a la documentación y las "debilidades en el control interno" local.

El municipio fue tristemente conocido en los últimos días por la inundación que sufrió luego de una crecida histórica del río Pilcomayo, que afectó a 8.500 personas, de las cuales 3.000 debieron ser evacuadas a centros especiales. 

Por la crecida, la ruta 54, a la altura del kilómetro 110, se quebró.

Pero lo observado por la Auditoría en cuanto a sus estados contables tampoco es alentador. Entre la documentación que no fue entregada al organismo de control, e impidió su desempeño, estaban "los presupuesto y el plan de obras públicas para el ejercicio 2012, la ejecución presupuestaria de gastos y recursos, el inventario de muebles y el estado de la deuda pública a diciembre de 2014" tan solo por mencionar algunos faltantes.

Para poder realizar sus tareas le solicitó al municipio la documentación en notas entregadas en marzo de 2014, en abril y en julio de ese mismo año. La imposibilidad de acceso a la información se consideró una "limitación al alcance".

Para la Auditoría una "limitación al alcance" refleja circunstancias que imposibilitan la emisión de una opinión.

El informe, que evaluó el 2012 y fue aprobado en 2016, detalla que para los trabajos de reacondicionamiento y limpieza de alcantarillas, desbosque y aseo manual en zona de caminos y otros trabajos no especificados y/o de emergencia a cargo de una cuadrilla, "el propio municipio se presentó como contratista por $111.611".

No obstante, "no hay constancia que el auditado haya cumplido con sus obligaciones de presentar los certificados de avance de obra mensual, de personal afectado por semana y los registros de cobertura de ART de los trabajadores". 

Sobre el personal, la jefa de área detalló que trabajan 115 personas, de las cuales "31 eran contratados, 79 permanentes y cinco políticos". Sin embargo, "existen personas vinculadas bajo la figura de `planilleros´".

 

Según la AGN, el Municipio no realizó aportes previsionales, ni  proveyó la cobertura de ART.

Al respecto, se observó que el Municipio de Santa Victoria Este "no realizó aportes previsionalesni  proveyó la cobertura de ART pertinente a las tareas desarrolladas". Se consideró además que "el sistema de planillas no es eficaz ni confiable". El gobierno local "no dispone de un adecuado sistema de registración de ingresos ni egresos ni de asignación de tareas".

Entre otras irregularidades, los auditores hallaron "entrega de tierras a vecinos sin un motivo explícito  ni consentimiento del Consejo Deliberante".