Deberá decidir si acepta o no el planteamiento de nulidad del auto de procesamiento contra los hermanos Carlos y Félix Abelardo Pacayut y otros implicados por el delito de peculado.

 

La Sala Penaldel Superior Tribunal de Justicia, integrada por los jueces Daniel Carubia; Carlos Chiara Díaz y Claudia Mizawak, deberá definir el próximo 30 de marzo si acepta el recurso de queja interpuesto por la defensa de los hermanos Félix Abelardo y Carlos Pacayut contra la decisión del Juzgado de Instrucción Nº1, acargo de Ricardo González, de dictar el auto de procesamiento contra ellos por el delito de peculado en la causa que investiga lo ocurrido con los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) enviados al final del segundo mandato de Jorge Busti para la construcción del puerto de Ibicuy.

 

La fecha fue confirmada porla Oficinade Prensa del Superior Tribunal de Justicia, mientras quela Oficina Anticorrupción, que actúa como querellante en representación del Estado en el caso, informó a esta Agencia, mediante un documento firmado por su titular Gustavo Acosta, que el 5 de mayo del año pasado requirió la elevación a juicio del expediente, que se inició por una denuncia de la extinta Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) el 31 de marzo del 2001.

 

La OArecordó, en el informe de la causa entregado a APF, que la apelación del auto de procesamiento ya había sido rechazado porla Cámaradel Crimen, que también le negó a la defensa el recurso de casación ante el Superior Tribunal de Justicia, por lo que la vía elegida por la representación legal de los Pacayut fue ir en queja ante el máximo Tribunal de la provincia.

 

En el organismo que conduce Acosta se especula con que la intención de la defensa de los Pacayut es ir dilatando los tiempos procesales hasta alcanzar la prescripción que operaría el 31 de marzo de 2011. Es que una vez que el Alto Cuerpo defina este punto puesto en cuestionamiento, aún restan varios pasos procesales que pueden ser recurridos, y antes de la fecha mencionadala Cámaradel Crimen debería disponer la elevación a juicio que cerraría la posibilidad de que la causa prescriba.

 

La OAtambién está a la espera de que se defina si la presentación de cada una de las partes en la audiencia ante el STJ se hará por escrito o en forma oral.