Lo resolvióla Comisiónde Labor del Concejo Deliberante.

 

Desde el Concejo Deliberante se resolvió elevar sendos pedidos de informes al Tribunal de Cuentas y al secretario de Economía municipal, Guillermo Mana, para que den respuestas sobre los números a los que arribaron tras analizar los mayores costos de la empresa Gamsur.

 

Esta mañana, desde una de las corrientes del oficialismo salieron a exigir que el Tribunal de Cuentas revise todos los números del Municipio, comenzando por los presentados por la empresa mixta en los últimos años.

 

El reclamo se plantea luego de conocerse un informe efectuado por el órgano de control, en el cual desestima un pedido de Gamsur por mayores costos (de los $12.5 millones pedidos sólo le reconocen $5 millones).

 

Jorge Cendoya, uno de los ediles que forma parte del frente Río Cuarto para Todos, presentará un proyecto para que el Concejo Deliberante autorice a los tribunos a revisar todos los ingresos y egresos provenientes del Tesoro Municipal.

 

"Desde mi sector siempre hemos advertido sobre el descontrol en el manejo de los fondos del Municipio que se pueden cometer a través de las entidades intermedias comola Fundacióno Gamsur. Desde siempre hemos creído que hay que agudizar los controles allí", explicó Cendoya.

 

"Lo que vamos a plantear es que el Tribunal de Cuentas asuma el control de todos los gastos municipales, algo que es esencial al funcionamiento del sistema republicano", añadió el edil.

 

A partir de la enmienda de los gastos presentados por Gamsur para el período 2008, Cendoya considera justificadas las sospechas que se extienden hacia otros períodos.

 

"Los números que presentaron para años anteriores dejaron de ser completamente confiables. ¿De dónde salieron los $8 millones del 2007? ¿Cómo sabemos cuál es el valor real de Gamsur? ¿Cómo podemos confiar en la deuda que piden? ¿Y si finalmente no vale nada?" se preguntó.

 

"Lo que reveló el Tribunal de Cuentas es un escándalo, una vergüenza. Los recientes resultados de las elecciones indican que la sociedad pide a gritos la transparencia y el apego a la ley. El Ejecutivo no puede dar la espalda a ese pedido", concluyó.