La forma de designaciones de los responsables de los organismos de control fue el tema central en el trabajo de la Comisión de Control de Estado. Además, el cuerpo reseñó algunos proyectos sobre la Fiscalía de Estado y destacó las numerosas coincidencias entre ellos. En ese contexto, según expuso Santigo Reggiardo (Partido Socialista) el fiscal será "independiente, autónomo y responsable del control y legalidad de los intereses del patrimonio de la provincia".

 Los convencionales de Control de Estado volvieron a discutir esta tarde si pueden o no definir en sus despachos y hacia la nueva Constitución el modo en que se designarán los responsables de los distintos organismos de control del Estado, sin utilizar el Consejo de la Magistratura.

 Fue Raúl Barrandeguy (Frente Justicialista) quien invitó a saldar el tema porque "si no se trata con mucha inteligencia dará muchos dolores de cabeza cada vez que se hable de designar un funcionario". Mientras que Juan Carlos Arralde (UCR) advirtió ante la duda "se cierre el camino".

 Por su parte, Luis Márquez (Frente Justicialista) ofertó la búsqueda de otro mecanismo de designación para saldar el debate: "No usemos el Consejo de la Magistratura pero seamos autónomos para elegir el mecanismo de selección", indicó. En esa línea, desde el bloque Viva Entre Ríos, Marciano Martínez, resumió: "Si rinden concurso los empleados públicos, los funcionarios también".

 Finalmente, el titular del cuerpo, Julio Federik (Frente Justicialista), fue a las formas de interpretación de la norma: "Hay dos alcances: uno que llevó adelante esta Comisión sobre la base de la que surgieron los dictámenes; y otro que sea admisible para el pleno".

 Además, aclaró que no comparte el criterio del constitucionalista Alberto Dalla Vía que asesora a la Convención, porque "las leyes que abren no son de interpretación amplia, sino estricta".

 Sobre la Fiscalía de Estado

 Si bien este es el tema que debían tratar este lunes los constotuyentes, las designaciones ocuparon gran parte del encuentro, pero no imposibilitó que al menos, se avanzara en explicar algunos de ellos.

 De este modo, Reggiardo detalló que su proyecto pretende dotar al fiscal de absoluta independencia del gobernador. Y sintetizó: "Es independiente, autónomo y responsable del control y legalidad de los intereses del patrimonio de la provincia".

 También puede "ser parte legítima en los juicios contenciosos administrativos y en todos aquellos donde se controviertan los intereses del Estado, así como promover acciones contra el Ejecutivo o contra cualquier autoridad". Para su designación, "debe reunir las mismas condiciones que un vocal del Superior Tribunal, y será removido por juicio político".

 Barrandeguy, en tanto, propuso diseñar una reforma que confirme todos los rasgos del fiscal de Estado como un decano del control pero agregando otros atributos para que sea más eficaz e independiente su función, según se informó a ANALISIS DIGITAL.