La Defensoría del Pueblo Europeo es la institución encargada de investigar la administración de las organizaciones y agencias de la UE. El defensor Nikiforos Diamandouros presentó en Bruselas su informe anual correspondiente a 2011. En éste, se constataban 2.510 denuncias de todo tipo registradas en la Defensoría. Lo que muestra una disminución de las presentadas en 2010, cuando se asentaron 2.667 denuncias. 

Dentro del ranking con mayor cantidad denuncias sobre la administración en las instituciones y agencias de la UE se encuentra, en primer lugar, España. A continuación se ubica Alemania, mientras que la mayor proporción con respecto al tamaño de la población proviene de Luxemburgo y Chipre.

La corrupción en la Unión Europea y la negativa a entregar documentos e información fueron, otra vez, el común denominador de las denuncias. Sin embargo, estos casos se redujeron en un tercio del total global en 2010 a un cuarto el año pasado. Otras causas que se plantearon fueron los problemas con la ejecución de los contratos de la UE y los procedimientos de licitación.

En la mayoría de los casos el Defensor del Pueblo respondió abriendo una investigación, transfiriendo el caso al órgano competente -tal como Defensores del Pueblo nacionales o la Comisión del Parlamento Europeo sobre las peticiones- o dándole consejos al demandante. El 82% de las denuncias fueron hechas por individuos y el 18% por empresas, asociaciones, y otras organizaciones.

Sin embargo, mientras que el número de denuncias se redujo, el número de investigaciones iniciadas por el griego Diamandouros ascendió a 396 en comparación con las 335 del año anterior. De éstas, el 58% están relacionadas con la Comisión, el 13% con las agencias pertinentes de la UE, el 11% con la Oficina Europea de Selección de Personal -que recluta personal a través de las instituciones- y el 4% con el Parlamento Europeo.

El Defensor del Pueblo completó 318 investigaciones en 2011, ocho menos que en 2010. En esta búsqueda encontró evidencia de mala administración en 47 casos, un aumento sobre los 40 del año anterior. En dos tercios de los casos la institución aceptó una solución, resolvió un problema o dio una respuesta satisfactoria. Además, la Defensoría ayudó a más de 22.000 individuos europeos, empresas, organizaciones no gubernamentales y asociaciones a lo largo del año. Asimismo, difundió una guía interactiva en línea que fue utilizada por 18.000 ciudadanos para aquellos que buscan asesoramiento sobre a quién deben dirigirse a hacer frente a sus problemas.

Nikiforos Diamandouros concluyó: “además de ayudar a miles de ciudadanos europeos a encontrar soluciones a sus problemas individuales, mis preguntas también benefician a los ciudadanos en general, contribuyendo a la mejora de la calidad y la capacidad de respuestas de la administración de la UE, y clarificando lo que el gobierno está haciendo y por qué”.