Desde mediados de julio, las 15 comunas porteñas recibieron visitas programadas y espontáneas de adolescentes interesados en conocer detalles sobre el funcionamiento de esos centros de gestión barrial. Se trataba de unos 50 alumnos de colegios secundarios públicos y privados, participantes del programa Escuela de Vecinos -impulsado por la Fundación Éforo-, que fueron designados por sus instituciones para llevar adelante la experiencia llamada Vecinos Auditores.

En esas recorridas, los chicos pudieron entrevistarse con comuneros y empleados administrativos , y descubrieron, por un lado, que en las comunas falta presupuesto, equipamiento y recursos para llevar adelante acciones específicas en los barrios y, por el otro, que se presentan varias dificultades operativas, surgidas de la reciente descentralización administrativa que experimenta la Ciudad de Buenos Aires

Los resultados de la iniciativa fueron dados a conocer la semana pasada en la Legislatura porteña durante el cierre de Escuela de Vecinos ante todos los participantes (más de 700 chicos) que coparon no sólo el recinto, sino también el Salón Dorado. Además, estuvieron presentes varios referentes de la Ciudad como el ministro de Educación, Esteban Bullrich; los legisladores María Rachid, Adrián Camps y Victoria Morales Gorleri; representantes de Éforo y de varios credos religiosos, que escucharon los detalles de la investigación llevada adelante por los jóvenes.

En cuanto a las visitas espontáneas, los chicos reconocieron que fueron “bien recibidos en la mayoría de las ocasiones. Sin embargo -añade el informe-, algunos compañeros no pudieron ser atendidos por ningún comunero, a pesar de haberlo intentado en reiteradas ocasiones”.

Según los jóvenes, “la mayor preocupación de los entrevistados fue el problema de la falta de presupuesto, y la escasez de equipamiento y recursos para la gestión de las diferentes políticas requeridas por cada barrio en particular”. Al mismo tiempo, de las charlas surgieron “dificultades operativas como consecuencia de la reciente implementación de la descentralización, puntualmente en lo que refiere a la difusión de actividades y competencias, destacando la falta de información respecto al funcionamiento y a la posibilidad de participación en los consejos consultivos”.

La organización de Escuela de Vecinos también había programado entrevistas entre los llamados comuneros y los chicos, quienes afirmaron que en esos encuentros “el trato fue amable y se observó una buena predisposición a responder las preguntas”. No obstante, el informe agrega que “en los casos en los que tuvimos la posibilidad de entrevistarnos con varios integrantes de la Junta Comunal, fuimos testigos de diferentes disputas partidarias dentro del gobierno colegiado, destacando pocas áreas de consenso general”.

También en las entrevistas programadas volvieron a aparecer “el presupuesto, como un tema sensible y poco claro”, y el “problema de la difusión, como un obstáculo (para) el cumplimiento y promoción de uno de los objetivos de la descentralización: la participación ciudadana”.

Por otra parte, los alumnos analizaron el sitio web institucional del Gobierno porteño (www.buenosaires.gob.ar).

Con respecto a la información disponible acerca de la comunas, dice el relevamiento que, si bien se puede encontrar “la normativa que regula la creación y funcionamiento” de los centros de gestión barrial, “encontramos dificultad en el acceso a la página y notamos escasa información respecto de la conformación e integración de las juntas comunales”.

Este año, los participantes del programa Escuela de Vecinos investigaron sobre las problemáticas de el agua y la violencia entre pares (ver aparte). Justamente, al entrevistarse con los comuneros, los jóvenes consultaron las políticas específicas llevadas adelante sobre estos temas.

Afirman los chicos: “En relación a la temática del agua, sólo en algunas comunas se había abordado la materia, fundamentalmente en lo que respecta al problema de las inundaciones. Y, sobre violencia entre pares, no pudimos distinguir ninguna política en particular, exceptuando mediaciones en casos concretos, en trabajo conjunto con instituciones escolares”.

La recorrida de los jóvenes por las comunas no se limitó a la mera descripción de problemas. El informe elaborado por los alumnos dedica una parte a recomendaciones destinadas a las autoridades de la Ciudad.

Entre las propuestas de los jóvenes se destacan: “Difundir y actualizar la página del Gobierno de la Ciudad para que los vecinos puedan acceder fácilmente a la información referida a las Comunas, sus representantes y las formas de participación”. Asimismo, piden “mejorar el equipamiento y la administración del presupuesto de cada comuna; promover la realización de acciones concretas, de acuerdo a las problemáticas de cada barrio, más allá de los posicionamientos o declaraciones al respecto”.

Y, sobre la participación ciudadana, los Vecinos Auditores recomiendan “fomentar el acercamiento entre las comunas y la escuela. Que las primeras estén al tanto y en contacto con la cuestión escolar, y funcionen como nexo de integración entre escuelas estatales y privadas; y que las instituciones escolares tengan en cuenta las funciones y competencias de las comunas a la hora de abordar problemáticas específicas”.