Pese a ello, surgieron distintos movimientos para controlar a los gobiernos. Lo que promueven, principalmente, es la importancia de generar un gobierno abierto que de a conocer los asuntos gubernamentales y así facilitar la transparencia. La última iniciativa puesta en marcha con este propósito fue OpeningParliament.org, un foro creado por las Organizaciones de Control Parlamentario (Parliamentary Monitoring Organizations - PMOs) destinado a ayudar a las organizaciones civiles en el mundo, que participan en el seguimiento, apoyo y apertura de las instituciones legislativas de sus países.

¿De qué se trata PMO`s?

Las Organizaciones de Control Parlamentario trabajan para crear parlamentos fuertes, abiertos y responsables, a través de la mejora de la participación ciudadana en el proceso legislativo.

El foro de OpeningParliament.org proporciona un espacio para que, a través de la colaboración internacional, se mejore el acceso a la información parlamentaria y, además, se compartan  experiencias entre todas las PMOs. También es la plataforma de difusión de la llamada “Declaración sobre Transparencia Parlamentaria”: una serie de principios sobre la apertura, la transparencia y la accesibilidad de los poderes legislativos tanto nacionales, subnacionales o transnacionales.

Esta “Declaración” tiene como fin,  generar un mayor compromiso con la transparencia y la participación ciudadana en el trabajo parlamentario. Sus postulados son:

El Parlamento tiene la obligación de promulgar la legislación, así como las normas internas de procedimiento y códigos de conducta; fomentar un entorno propicio que garantice el derecho del público al gobierno y a la información parlamentaria. También debe gestar una cultura de gobierno abierto que difunda la transparencia del financiamiento político, la libertad de expresión, y, que asegure la participación de los ciudadanos en el proceso legislativo.

El Poder Legislativo tiene el deber de comprometerse con los ciudadanos y la sociedad civil en los procesos parlamentarios y en la toma de decisiones, con el fin de representar efectivamente los intereses de los habitantes y para hacer valer los derechos de los mismos.

Los proyectos de legislación se harán públicos y se publicarán a partir de su gestación. El Parlamento debe reconocer la necesidad de los ciudadanos de estar plenamente informados, por eso, tiene que proporcionar un acceso público a los análisis preparatorios y la información de fondo para fomentar la comprensión general de los debates políticos sobre la legislación propuesta.

El Parlamento tiene la responsabilidad de utilizar herramientas tecnológicas interactivas para impulsar la capacidad de los ciudadanos, no solo para que puedan hacer aportes en la legislación y en la actividad parlamentaria, sino también, para facilitar la comunicación con los miembros o el personal parlamentario

Según el artículo publicado por techdirt.com, estas son grandes aspiraciones, ya que si bien se trata de un tema complejo y difícil de sistematizar, el intento de codificar el proceso de apertura  de los parlamentos, dando difusión a las discusiones y negociaciones que se produden al momento de elaboración de las leyes va ganando terreno en todo el mundo. Los principios reunidos en la “Declaración” dan cuenta de cómo estos objetivos son parte de un movimiento más amplio a favor de la transparencia y la participación de los ciudadanos.