En el mundo, 160 millones de niños viven en situación de trabajo infantil. Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y UNICEF, la cantidad de menores aumentó 8,4 millones. El documento, que se publica cada cuatro años, alerta sobre un estancamiento, por primera vez en 20 años en los avances para erradicar esta problemática y señala un nuevo aumento de los casos sustancial. 

La situación no es muy distinta en nuestro país. Durante los últimos meses en pandemia, aumentaron los casos de trabajo infantil y adolescente. Recientemente, la OIT, UNICEF y el Observatorio de Trabajo Infantil y Adolescente del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, señalaron que casi la mitad de los y las adolescentes que trabajan comenzaron a hacerlo en tiempos de covid-19. 

El 16% de los y las jóvenes que tienen entre 13 y 17 años relevados manifestó realizar actividades laborales orientadas al mercado. De ese total, el 46% indicó que no las realizaba previo a la cuarentena. Según el mismo estudio, 1 de cada 10 adolescentes buscó trabajo durante la pandemia, independientemente de si ya realizaba actividades o no, lo que indica que el número de adolescentes que trabajan para el mercado sería incluso mayor al 16% relevado.

El documento reveló que 7 de cada 10 niños y adolescentes que trabajan, habitan en hogares cuyos miembros perdieron el empleo o vieron reducidas sus horas de trabajo. “La pandemia trajo una complicación mayor que es el incremento de la pobreza. Ligado a esto, aparece el aumento del trabajo infantil. Están directamente relacionados, dado que los hogares utilizan esta forma para poder acceder a alimentos, a medios disponibles para poder sobrevivir”, expresó Alejandra Perinetti, Directora Nacional de Aldeas Infantiles SOS.

En pandemia, aumentaron los casos de niños y adolescentes que trabajan en el país

A cargo de trabajos de cuidado y domésticos

Según la encuesta publicada en mayo, también aumentó el trabajo doméstico infantil y adolescente. El 36% de niñas, niños y adolescentes consultados realiza tareas de cuidado, atención a niños, niñas o personas mayores con quienes conviven. Por otro lado, el 78% de los niños, niñas y adolescentes encuestados desarrolla trabajos de lavado, limpieza o cocina. En ambos casos, 1 de cada 3 no los hacía, o los hacía con una intensidad menor antes de la cuarentena.

El factor socioeconómico es decisivo: mientras que el 75% de los que no realizan ninguna actividad productiva reside en barrios residenciales, el 42% de quienes asumen tareas de cuidado y el 37% de quienes realizan tareas domésticas vive en asentamientos precarios y/o barrios de vivienda sociales. “El trabajo infantil no está aislado de la situación económica de los hogares. Todo lo contrario, es un factor que no es el único, pero es uno de los más determinantes”, explicó Gustavo Ponce, especialista en trabajo infantil de la OIT.

Según datos del INDEC, durante el segundo semestre de 2020, el 57,7% de los menores de 14 años eran pobres.

Las cifras de el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) demuestran que en el segundo semestre de 2020 el 31,6% de los hogares argentinos estuvieron bajo la línea de pobreza, lo que significó que el 57,7% de los menores de 14 años eran pobres. Por su parte, UNICEF estimó que entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020 hay un millón más de niños en esa condición. La situación se agravó con la pandemia en un país cuya economía cayó casi un 11% en 2020. 

Faltan datos actualizados

En 2017 se realizó la Encuesta de Actividad de Niños, Niñas y Adolescentes (EANNA), el último relevamiento oficial. Según se indica, 763.543 niños, niñas y adolescentes de de 5 a 15 años trabajan en Argentina. Dicha cifra probablemente creció en los últimos años. 

Encuesta de Actividades de Niñas, Niños y Adolescentes (2017)
Encuesta de Actividades de Niñas, Niños y Adolescentes (2017)

“Es muy poca la información y estadísticas que tenemos en nuestro país, desde la última encuesta la realidad de nuestro país cambió. No contar con datos hace que no podamos dar el primer paso. Lo primero que se necesita para elaborar una política pública es conocer con qué grupo estamos trabajando y cuáles son sus problemáticas”, afirmó Perinetti.

Más leyes de protección pero pocas denuncias

Marisa Graham es la Defensora Nacional de los Niños, Niñas y Adolescentes. En diálogo con El Auditor.info destacó la necesidad de darle un marco legal a la problemática. “El trabajo infantil en Argentina y la explotación laboral infantil es un problema de vieja data que no terminamos de resolver. Hemos avanzado sobre todo en la parte normativa. La ley 26.390 prohíbe el trabajo infantil en la Republica Argentina y se amplió como un delito penal para quien contrata mano de obra infantil. Más allá de eso, todavía seguimos registrando trabajo infantil”.

La ley nacional 26.061, sancionada en 2005, protege de manera integral los derechos de los menores y la ley nacional 26.390, de 2008, prohíbe el trabajo infantil hasta los 16 años y establece un marco de protección de trabajo adolescente. Este delito está penado con hasta cuatro años de cárcel, sanciones administrativas, multas y la incorporación del empleador infractor al Registro Público de Empleadores con Sanciones Laborales

Sin embargo, las denuncias son pocas. Siguiendo a Graham, la razón es que “las víctimas de explotación laboral temen que en el próximo año, en la próxima cosecha, el reclutador no le dé el trabajo. O la empresa no lo contraten. Tienen temor de quedarse sin el ingreso por lo cual para evitar el trabajo infantil tenemos que abordar otras problemáticas como la suficiencia de los ingresos que llegan a los hogares para impedir que los chicos y chicas tengan que salir a trabajar y abandonen la escuela”.

📄 Informe especial - Trabajo Infantil

El incumplimiento de estas leyes atenta contra los derechos de los menores de edad e influye en su normal crecimiento y desarrollo. “El trabajo infantil vulnera el derecho a la educación y a la salud porque en muchos casos son trabajos riesgosos. El derecho al juego, a que su trayectoria por esta etapa de la vida no se vea signada por el esfuerzo salvo el de estudiar y el de aprender. Y también su derecho al esparcimiento que es fundamental en la vida de un niño, niña y adolescentes. También se vulneran los principios fundamentales de la Convención”, remarcó la Defensora.

Actualmente en Argentina está vigente el Plan Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil 2018-2022, coordinado por la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI), dependiente del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Cada provincia cuenta con su comisión local destinada a implementar acciones en sus jurisdicciones. 

Las convenciones internacionales para frenar el trabajo infantil

A nivel internacional, la Convención sobre los Derechos del Niño marca el camino. Asimismo, el Convenio 138 de la OIT dispone la eliminación del trabajo infantil y el Convenio 182, “establece una lista de las peores formas de la explotación infantil que es por donde hay que comenzar. Es muy importante y podría generar mecanismos de protección hacia los adolescentes que están en condiciones de trabajar que son los de 16 y 17 años”, afirmó el especialista de la OIT, Gustavo Ponce.

En 2020 se logró la ratificación universal del Convenio 182. Por primera vez en la historia de la OIT una norma internacional fue acreditada por los 187 Estados miembros. El convenio se aprobó en 1999 pero recién, más de 20 años después, en agosto de 2020 el último país que faltaba, Tonga, lo ratificó. 

2021, año de la eliminación del trabajo infantil

La OIT estableció el 2021 como año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil. Según un estudio disponible de la OIT de 2012 - 2016, las tasas de trabajo infantil venían en descenso: 246 millones bajó 152 millones de niños y adolescentes en esta condición. En los últimos 20 años se venía registrando una disminución en el trabajo infantil de cerca 40%, gracias al fortalecimiento de leyes y programas para proteger a los niños del trabajo infantil en todo el planeta.

En pandemia, aumentaron los casos de niños y adolescentes que trabajan en el país

Hubo una tendencia a la baja a nivel mundial. Los avances son importantes, pero no son suficientes. La meta a nivel global, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), es llegar al 2025 sin trabajo infantil, sin trata ni trabajo forzoso y estamos muy lejos”, alertó el especialista de la OIT. A poco más de tres años de que se cumpla el plazo establecido por la ONU, aún falta mucho para terminar con la explotación infantil, un objetivo que parece estar bastante lejos, más ahora con los últimos datos de la OIT donde se refleja el impacto que tuvo la pandemia en el aumento de esta problemática.

Qué políticas hacen falta

Para Ponce lo que se necesita es una combinación de líneas de trabajo. “Son las políticas de inclusión educativa, todos los programas de terminalidad educativa o de lo que es la calidad de la educación son grandes frenos. El trabajo decente para los padres es fundamental junto con las iniciativas de fiscalización para detectar estos casos. Algo que también ayuda son las políticas de cuidado, es común encontrarse con niños que sufren accidentes por estar con sus padres y madres en el ámbito laboral, porque no tienen donde dejarlos”.

Desde Aldeas Infantiles SOS remarcaron el rol del Estado como el principal garante de derechos de las niñas y los niños. "Entendemos que es el momento de actuar, de generar políticas públicas y de poner foco en este grupo etario que tiene esta problemática para poder garantizar el desarrollo integral de cada uno de los menores que viven en nuestro país”.

La defensora Marisa Graham, por su parte, señaló que hace falta una distribución de la riqueza más equitativa. “Mientras no lo logremos va a ser bastante difícil erradicar el trabajo infantil, la pobreza entre los niños y la indigencia”, concluyó. 

Dónde y cómo denunciar el trabajo infantil

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación cuenta con diferentes canales para hacer denuncias. Una de ellas es por teléfono al 0800-666-4100 seleccionando primero la opción 1 y luego, la 2. El horario de atención es de lunes a viernes de 8 a 18. También se pueden realizar por mail a denuncias@trabajo.gob.ar. Para comunicarse con la Defensoría de las Niñas, Niños y Adolescentes está su web oficial: defensoraderechosnnya.gob.ar.