Según un informe de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA), la Ley Nº 2189 que crea el régimen de seguridad en las escuelas privadas porteñas aún no fue reglamentada por el Poder Ejecutivo, a pesar de haber sido sancionada por la Legislatura el 5 de diciembre de 2006 y publicada en el boletín oficial el 19 de enero de 2007.

Esta medida pretende establecer los lineamientos generales de las estrategias de prevención de accidentes y atención en casos de emergencias, y en la mejora de la infraestructura y el equipamiento de los 1576 institutos de enseñaza privada que hay en Capital Federal, a los que asisten 334.589 alumnos por día.

La sanción de una ley implica la decisión de “qué” se va a hacer con respecto a un tema en particular, en tanto que la reglamentación establece el “cómo” se llevará adelante esa decisión. La Ley 2189 preveía que el Ejecutivo porteño se encargue de “promover las acciones necesarias para que los institutos se adecuen progresivamente al Régimen de Escuelas Seguras”, dice la AGCBA en referencia al plan de prevención de la norma, pero casi dos años después el Ejecutivo todavía no puso en marcha esas acciones.

La Auditoría analizó un expediente iniciado en 2006 por la Subsecretaría de Educación y verificó que el proyecto de reglamentación de la Ley 2189 se encontraba en “etapa de elaboración”. Además de las escuelas privadas, la norma alcanza a los establecimientos estatales donde el servicio educativo se brinda a través de un convenio particular entre el Ministerio de Educación y terceros.

 

Por otro lado, la Ley de seguridad de las escuelas públicas tampoco está reglamentada. Esta disposición fue sancionada en mayo de 2005 y alcanza a unos 368.232 alumnos que asisten a 1.113 establecimientos.