La Auditoría de la Ciudad de Buenos Aires (ACGBA) dice que la gestión del Servicio de Diagnóstico por Imágenes de los hospitales porteños “es crítica” y advierte que “es necesario, para mantener la actividad y los niveles de producción óptimos, dotar a los servicios del personal apropiado, insumos, repuestos y mantenimiento técnico”.


 
Incluso, la AGCBA expresó que por los inconvenientes técnicos hubo tomógrafos sin funcionar durante meses, como en el caso del Hospital Penna, donde el equipo estuvo fuera de servicio porque “no se conseguía un repuesto” desde 2008 hasta fines de 2009, fecha de elaboración del informe de auditoría.

 

Sobre el Hospital Udaondo, que tiene un tomógrafo con 20 años en funcionamiento, el organismo de control afirma que, si bien se encuentra operativo, existe una limitación en el otorgamiento de turnos por la “obsolescencia del equipamiento, que está al límite de su capacidad de uso”. Además, agrega que presenta “falta de mantenimiento y de personal en el turno vespertino y en guardia”.

 

Pese a que el Hospital Ramos Mejía inauguró su tomógrafo en abril de 2009, la Auditoría agregó que tiene una demora de 10 días para la entrega de resultados porque hay “un sólo médico para realizar mil informes mensuales” y “no disponen del equipamiento informático para la trascripción” de los análisis.

 

Lo mismo sucede en el Hospital Maria Curie, donde deben escribir los informes “manualmente”, implicando ello el gasto de horas médicas “en detrimento de la atención de pacientes”.

 

En el Hospital Elizalde, al igual que en el Ramos Mejía, el Servicio cuenta con un sólo médico para su manejo, pero en este caso, “el resto de las necesidades se cubren con personal de Radiodiagnóstico”, un área ajena al Servicio de Diagnóstico por Imágenes.

 

El informe, aprobado este año sobre datos de 2008, detectó las falencias anteriormente mencionadas en la gestión de los Servicios de Diagnóstico por Imagen que cuentan con tomógrafos no tercerizados. Explica, finalmente, que “se advierte una diferencia en la producción de los equipos según estén bajo administración propia o bajo administración tercerizada”.