Mediante el decreto ejecutivo 202/2022, el Gobierno Nacional reglamentó la Ley 26.281 que declara como “interés nacional y carácter prioritario” a la prevención y control de todas las formas de transmisión de la Enfermedad de Chagas. El fin es avanzar en su  erradicación definitiva en el país. La norma había sido aprobada en agosto de 2007 y luego de 15 años se decretó su reglamentación.

El Ministerio de Salud de la Nación fue designado como autoridad de aplicación y encargado de reglamentar la Ley. Entre sus metas deberá evaluar, elaborar y aprobar instrumentos, recomendaciones y guías, pasibles de revisión y actualización, sobre normas técnicas, vigilancia epidemiológica, prevención, detección, tratamiento y seguimiento de personas con Chagas. A su vez, deberá coordinar con sistemas de salud locales medidas que se orienten a la prevención, detección, tratamiento y seguimiento de personas con Chagas.  

Además se destacó la importancia de colaborar técnica y financieramente con las autoridades de las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en todas las acciones planificadas de forma conjunta, ya que sus sistemas de salud deberán garantizar pruebas de diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de pacientes infectados. 

Los sistemas de salud de las provincias de la Ciudad de Buenos aires deberán garantizar pruebas de diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de pacientes infectados.

El Chagas afecta a 7 millones de personas en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con 1,5 millones de casos, Argentina es el país con más enfermos de Latinoamérica. Mendoza, San Juan, Catamarca, La Rioja, Córdoba, Salta, Chaco, Santiago del Estero y Formosa no certificaron la eliminación de la transmisión vectorial por Triatoma Infestans, la principal especie de vinchuca que hay en el país, mientras que las provincias restantes certificaron la exención de contagios.

La pandemia afectó los tratamientos contra el Chagas, bajó el presupuesto que se emitió desde nación para tratar la enfermedad y modificó la meta hacia 2025 para lograr un control en todo el territorio. Además, el hecho de que la enfermedad no solo se encuentra en las zonas rurales o en zonas precarias de la sociedad, sino que se propagó por las grandes ciudades y algunas propuestas contra el estigma que sufren las personas afectadas.

Con la reglamentación de la Ley, se buscará controlar la enfermedad endémica provocada por el parásito denominado Tripanosoma cruzi que se encuentra en la picadura de la vinchuca como transmisor directo, en todas las regiones del país y de esta forma, en el futuro erradicarla por completo del territorio.